En un comunicado este jueves, el sindicato de Mossos ha explicado que, a pesar de existir un informe policial que indicaba que no había existido una formación en el uso de armas largas, "se asumió el riesgo de utilizarlas y un agente ha sido sancionado con 16 días de suspensión de sueldo y trabajo cuando un disparo fortuito impactó en el suelo mientras se dirigía a un grupo de magrebíes que exaltaban consignas en árabe en Reus" el 19 de agosto de 2017.

La sanción al agente ha motivado la querella y el sindicato también ha pedido el cese del jefe de la División de Asuntos Internos, el intendente Jaume García-Valls.

Ha calificado de farsa el homenaje a agentes en Alcanar (Tarragona) mientras el actual director de los Mossos, Andreu Martínez, "está sancionando a agentes que pusieron en peligro sus vidas por defender a la ciudadanía el día de los atentados sin tener recursos suficientes".

Y ha criticado que la dirección de los Mossos ha paralizado las condecoraciones hasta días recientes y "está denegando de forma arbitraria multitud de felicitaciones a las personas que verdaderamente acabaron con la célula yihadista: los agentes de a pie que estuvieron conminados en horarios de hasta 17 horas continuadas de servicio sin ningún reconocimiento".

Consulta aquí más noticias de Tarragona.