En un comunicado, la formación ha señalado que, asimismo, esta decisión podría ser "una oportunidad para abordar alternativas de movilidad para el casco y profundizar en la ampliación de su peatonalización".

Ganemos ha recordado que los estudios realizados apuntan a que el tráfico rodado "estaría poniendo en peligro" este monumento, por lo que se tendría que asumir el cierre definitivo al tráfico de vehículos de motor por este acceso y analizar medidas que palíen la incidencia del tráfico que se pueda generar con el cierre definitivo de una de las salidas del casco.

Para ello, es "fundamental" realizar un estudio pormenorizado de esta situación futura y buscar soluciones que minimicen el impacto que provocaría esta decisión, según ha explicado la concejal de Servicios Públicos y Sostenibilidad del Ayuntamiento, Eva Jiménez, que ha indicado que ya el Plan Especial del Casco Histórico ya contemplaba la utilización peatonal de la puerta y la restricción del tráfico rodado.

Por tanto "es algo que es viable, pero que requiere una restricción de la circulación mecánica en el Casco Histórico abundando en el uso del transporte público, en los aparcamientos disuasorios, mientras se amplían los ejes peatonales y se protegen los barrios periféricos que sufrirían la sobrecarga de la circulación y el tránsito de vehículos", ha manifestado Jiménez.

Ganemos Toledo cree que se deben plantear otras alternativas como "una doble circulación en el Paseo de Recaredo y en la Bajada San Martín con la eliminación de aparcamientos y la regulación semafórica", combinando estas acciones con otras "en la línea de abordar una mayor peatonalización, así como el fomento y las mejoras en el acceso del transporte público, o el establecimiento de aparcamientos disuasorios".

Consulta aquí más noticias de Toledo.