La empresa responsable del viaducto derrumbado en Génova se compromete a reconstruirlo en 5 meses

Rescatistas trabajan en el viaducto derrumbado en Génova.
Rescatistas trabajan en el viaducto derrumbado en Génova.
FLAVIO LO SCALZO / EFE

Atlantia, que controla la concesionaria de autopistas Autostrade per l'Italia, a cargo de la gestión y el mantenimiento del viaducto derrumbado en Génova ha anunciado en un comunicado que se compromete a reconstruir el viaducto en cinco meses "a partir de la disponibilidad total de las áreas".

Trata así de defenderse del procedimiento de revocación de las concesiones a Autostrade per l'Italia anunciado por el Gobierno italiano y que ha provocado una caída de la sociedad del 25% tras ser admitida en la cotización de la Bolsa de Milán. De esta manera, Atlantia está perdiendo de 4.800 millones de capitalización, explican los medios italianos.

La compañía, que ha comprado junto a la constructora ACS la concesionaria española Abertis, cerró la sesión del 14 de agosto con una bajada del 5,39 %, pero se temía la situación de este jueves tras la decisión del Ejecutivo.

La Bolsa de Milán arrastrada por la situación de Atlantia también cae el 1,76 %.

Atlantia ha lamentado en el comunicado emitido antes de la apertura de la Bolsa que el inicio de procedimiento para revocar la concesión a Autostrade per l'Italia "se ha efectuado sin una previa argumentación específica y en ausencia de comprobación de las causas efectivas de los sucedido". Y ha advertido que el anuncio del Gobierno acarreará una indemnización y tendrá consecuencias para los accionistas.

A lo que el vicepresidente y ministro de Desarrollo Económico y Trabajo, Luigi di Maio, ha asegurado que hay motivos para que el Estado no tenga que pagar ninguna indemnización. "Ante 40 muertos no existen cláusulas", ha agregado Di Maio en una entrevista a la emisora "Radio24".

Este coloso de las infraestructuras se ocupaba de la mantenimiento del viaducto que se desplomó el pasado 14 de agosto y que ha causado al menos 38 muertos.

Las casas bajo el puente

El presidente de la región italiana de Liguria, Giovanni Toti, anunció que antes de final de año se darán casas a las 311 familias 632 personas en total que han tenido que ser desalojadas tras el derrumbe de un puente en Génova, ya que los edificios bajo el viaducto no volverán a ser habitables.

La calle Fillak, en el barrio de Sampierdarena, no volverá a existir porque sus casas serán demolidas, como también anunció el ministro del Interior, Matteo Salvini.

Por el momento, Totti anunció que ya se han encontrado 30 casas disponibles para los desalojados, mientras que otro centenar llegará más tarde y se espera reubicar a todos las personas antes de final de año.

Algunos de los habitantes de los barrios afectados en total son once edificios han pedido a los bomberos que acudan a sus casas para rescatar a los animales domésticos o a recoger algunas medicinas de urgencia.

Los desalojados han encontrado acomodo en casas de amigos y familiares y otros han podido pasar la noche en un centro deportivo de la zona, donde se han instalado decenas de camas y se ha proporcionado comida y agua.

Los vecinos de este barrio aseguran que el derrumbe del puente fue "como un terremoto" y que salieron despavoridos de sus casas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento