Avispa
Imagen de archivo de una avispa. RICHARD BARTZ/WIKIMEDIA COMMONS

Este lunes falleció un hombre de unos 50 años en Granada por la picadura de una avispa y por la que sufrió una reacción alérgica. Otras tres personas han fallecido este verano en Galicia a consecuencia de la picadura de la avispa velutina. Cada año mueren en España entre 4 y 5 personas por anafilaxias causadas por picaduras de abejas o avispas, según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), que señala que se trata de una incidencia "muy baja" que supone 0,08 muertes por millón de habitantes al año.

Según indica la doctora Teresa Alfaya, presidenta del Comité de Alergia a Himenópteros de la Seaic, lo normal ante una picadura de avispa es que la reacción sea leve -sólo el 3% de la población es alérgica-.

Esto se traduce en una inflamación menor de diez centímetros, picor, dolor y enrojecimiento, ante lo cual se recomienda aplicar frío local y, si es una reacción muy molesta, corticoides en crema.

Si la inflamación que provoca la picadura es superior a los diez centímetros, hay que aplicar corticoides en crema y antihistamínicos orales y, si es necesario, corticoides orales.

Si tenemos una relación alérgica generalizada, "que son las peligrosas" y tienen riesgo de muerte, inmediatamente hay que administrar adrenalina.

¿Qué sintomas tiene una reacción alérgica?

Los síntomas de una reacción alérgica generalizada son muy claros e implican lesiones en la piel, como picor, inflamación, habones y enrojecimiento, pero también otros en zonas diferentes a donde nos ha picado la avispa, como falta de respiración, ahogo, mareo, pérdida de conocimiento o diarrea.

En este caso, según la especialista, la actuación tiene que ser lo más rápida posible porque "cuanto más grave es una anafilaxia, más rápido es el desenlace" y a veces "no llegan a minutos", por lo que hay que acudir a los servicios de urgencias cuanto antes.

La primera hora es determinante

Para el alergólogo del Hospital Santa María de Lérida Luis Marqués, la primera hora transcurrida tras la picadura de una avispa -ya sea de la especie invasora asiática o autóctona- es determinante, ya que el 80 por ciento de las personas alérgicas mueren en ese periodo si no son atendidas.

"Cuanto antes se muestren los síntomas de la reacción alérgica, más rápido puede ocurrir el proceso de la muerte", ha explicado en declaraciones a Efe el alergólogo, quien ha subrayado que "no existen remedios caseros" para frenar la reacción a la picadura de avispa.

Dado que en España mueren alrededor de cuatro personas al año por picadura de avispa o abeja, esto indica que muchos alérgicos, aunque se hinchen o muestren sensación de asfixia, "son capaces de frenar la reacción pasadas dos o tres horas", ha matizado.