Lo cierto es que el hombre, cuya filiación no ha trascendido, comenzó a conducir en dirección, en sentido León, contraria desde Mieres. Era aproximadamente las 7.30 horas. A pesar de la distancia recorrida y la alarma que se generó, no hubo que lamentar daños personales. Tan sólo se produjo un pequeño roce con otro vehículo, lo que ocasionó sólo daños materiales.

Agentes de la Guardia Civil consiguieron pararle en Pola de Lena, imputándole un delito contra la Seguridad Vial. Le hicieron las pruebas de alcohol y de drogas. Dio negativo en ambas.

Las primeras impresiones de los agentes apuntan a "un despiste" del conductor octogenario. Tras tomarle declaración, se han remitido las diligencias al juzgado de Pola de Lena.

Consulta aquí más noticias de Asturias.