España acogerá a 60 de los 141 migrantes que navegan a bordo del Aquarius, en virtud de un acuerdo alcanzado este martes con otros cinco países que, según fuentes de la Moncloa, han "coordinado" los representantes españoles. De él también forman parte Francia, Portugal, Alemania, Luxemburgo y Malta, el país de la UE donde atracará la embarcación.

El gobierno de Malta ha difundido un comunicado en el que anuncia que hará la "concesión de permitir al barco entrar a sus puertos, a pesar de que no tiene ninguna obligación legal para hacerlo". Así, "Malta servirá como base logística y la totalidad de los 141 serán distribuidos entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España", ha confirmado La Valetta.

Los migrantes que navegan a bordo del Aquarius no serán los únicos que se repartirán estos países de la UE, porque según informa Malta hay otro contingente de 60 personas, del total de 114 rescatadas por este país, que también se distribuirán entre los países europeos, pero en esta ocasión en base a un "mecanismo voluntario".

Fuentes de la Moncloa han confirmado el acuerdo después del anuncio, horas antes, de que la solución para la embarcación de SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras vendría de la mano de una "solución compartida" en el ámbito de la UE que se conocería "en las próximas horas".

"España ha coordinado un acuerdo en el que participan seis países para acoger a las personas que están a bordo del Aquarius", han informado fuentes del Gobierno, que han puntualizado que se trata de "la primera operación de este tipo de distribución de migrantes entre varios estados europeos".

Camino emprendido por España

Fuentes de la Moncloa han destacado que el acuerdo de este martes para repartir los migrantes a bordo de la embarcación de SOS Mediterranée "ha sido posible gracias al camino emprendido en junio, cuando el Gobierno de España decididó acoger al Aquarius para resolver una situación humanitaria difícil y poner encima de la mesa de Europa la necesidad de buscar una salida coordinada y común al reto de la gestión de los flujos migratorios".

Así lo ha celebrado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su cuenta de Twitter.

Por este motivo, el Gobierno había negado esta mañana haber cambiado de criterio con respecto al Aquarius, a pesar de que este lunes respondiera al ofrecimiento de la Alcaldía de Barcelona de recibirlo en su puerto aduciendo que España "no es el puerto más seguro porque no es el más cercano", aludiendo al Derecho Internacional Marítimo, pero saltándose su propio criterio en casos anteriores, cuando cuando esta misma embarcación llevó a 630 migrantes al puerto de Valencia o cuando el Open Arms atracó en Barcelona con 60 personas a bordo o, el jueves pasado, en Algeciras, con 87.

Por el contrario, han aseverado que "España no ha cambiado de postura respecto a la actuación llevada a cabo con el Aquarius en junio",

"Pedro Sánchez se ha referido en varias ocasiones a una Europa humanitaria y solidaria y ahora el presidente está trabajando por esa solución común, ya que los flujos migratorios son un reto que atañen a todos los estados miembros de la UE", han añadido las fuentes, que han apuntado que "si se produce una solución común europea, es la consecuencia de aquello".

Ofertas de Cataluña y Córcega

El acuerdo entre seis países de la UE se produce cinco días después de que el Aquarius rescatara a 141 personas en dos operaciones distintas frente a las costas de Libia, momento en el que pidieron autorización para atracar en el puerto más cercano, Malta, que lo denegó, como también hizo después Italia.

En este contexto, este lunes Barcelona mostró su disposición a acogerlo, pero enseguida tuvo la respuesta desde la Moncloa, de que "España no es el puerto más seguro porque no es el más cercano".

Por la tarde, la localidad francesa de Sète, en la Costa Azul y a 330 kilómetros de Barcelona, también se ofreció para acogerlo y esperaba la luz verde por parte del presidente de Francia, Emmanuel Macron, cuando este martes se le sumaban las autoridades de la isla de Córcega.

Asimismo, la Comisión Europea dio este lunes su "total apoyo diplomático" para resolver la situación que ha planteado el nuevo llamamiento del barco Aquarius y afirmó estar "en contacto con un número de Estados miembros que se han acercado a nosotros a propósito de este incidente".

"Como hemos hecho en numerosos casos previos, estamos preparados para aportar nuestro total apoyo diplomático (...) para resolver la situación", declaró el portavoz comunitario Tove Ernst.

La ronda de ofrecimientos se ha cerrado hasta ahora en España, donde en una semana de tensión entre Madrid y Barcelona por el aniversario de los atentados del 13 de agosto, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ponía este martes a disposición del Aquarius tres puertos catalanes que son competencia exclusiva de la Generalitat.

En lugar de comentar la oferta de Torra, desde la Moncloa se anunciaba para "las próximas horas" un acuerdo para una "solución compartida" al que se ha llegado mediante "negociaciones intensas que requieren discreción".


 

Encuesta

¿Debe España acoger al Aquarius de nuevo?

Sí.
18,86 % (392 votos)
No.
75,04 % (1560 votos)
No tengo opinión al respecto.
6,11 % (127 votos)