Nuevo rescate del 'Aquarius'
El equipo del 'Aquarius' rescatando a un grupo de migrantes en el Mediterráneo. TWITTER MSF: GUGLIELMO MANGIAPANE/SOS MEDITERRANEE

Las autoridades de dos localidades de Francia, Sète, en la Costa Azul, y la isla de Córcega, se han ofrecido en las últimas horas para que atraque en su puerto el buque Aquarius y esperan la autorización del presidente de la  República, Emmanuel Macron, para que puedan desembarcar allí los 141 migrantes que desde el viernes navegan a bordo del barco de las ongs SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras.

El presidente del Consejo Ejecutivo de Córcega, Gilles Simeoni, ha anunciado este martes en Twitter la disposición de los puertos corsos para restar "ayuda humanitaria de urgencia" a los migrantes a bordo del Aquarius, de la misma manera que hizo este lunes el presidente del puerto de Sète, Jean-Claude Gayssot, que ha comunicado a la ong SOS Mediterranée su disposición de acoger el barco.

Ambos son conscientes, no obstante, de que la autorización última tiene que llegar de la Presidencia de la República, por lo que corresponde a Macron decidir si acoge al Aquarius en un puerto francés.

Gayssot  ha advertido que el desembarco del Aquarius en Sète sólo será posible "con la luz verde de las autoridades francesas".

"Entiendo que las cosas son complejas, incluido que hay que luchar contra los traficantes. Pero se trata de vidas humanas. Todo debe ser secundario con respecto al ser humano, con respecto a salvar vidas, familias, mujeres y niños", ha declarado Gayssot, miembro del Partido Comunista francés y exministro de Transportes del gobierno socialista de Lionel Jospin.

El presidente de la Asamblea de Córcega, Jean-Guy Talamoni, ha afirmado que "ahora falta que las autoridades del Estado hagan lo posible para que estas personas sean recibidas" aunque no sean en el puerto más próximo, el requisito que contempla el Derecho Internacional Marítimo, que este lunes utilizó el Gobierno español para descartar un nuevo desembarco del Aquarius en sus puertos y que, según la agencia AFP, estaría utilizando también Macron este martes.

"Si los puertos más cercanos están cerrados, es necesario que otros estén abiertos", ha afirmado Talamoni, en declaraciones recogidas por Le Point.

España cierra la puerta al Aquarius

Sète se encuentra en la Riviera Francesa, al lado de la localidad de Montpellier, y 330 kilómetros de Barcelona, cuyo ayuntamiento este lunes también se mostró dispuesto a acoger al Aquarius.

El ofrecimiento quedó anulado cuando un par de horas después fuentes de la Moncloa recordaron que ni Barcelona ni España son "el puerto más seguro" para el Aquarius, en alusión al criterio que contempla el Derecho Internacional Marítimo y que también reconocen las ongs que gestionan la embarcación.

Desde el viernes de la semana pasada, cuando en dos operaciones diferentes rescataron a 141 personas frente a las costas de Libia, SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras han pedido autorización para atracar Malta e Italia, los países más cercanos a donde se encuentra el Aquarius, y que la han denegado.

Fuentes de Médicos Sin Fronteras han señalado este martes que "no hay novedades ahora mismo" y que el Aquarius se encuentra "en posición a la espera de recibir información de un puerto seguro y cercano".

Si Macron, termina autorizando la llegada de la embarcación a sus costas, tampoco se cumplirá el criterio de "puerto más seguro" al que aludió ayer el Gobierno español, como tampoco se cumplió en casos anteriores en los que una embarcación cargada de migrantes rescatados en el Mediterráneo central ha atracado en España.

Así, el Aquarius trajo al puerto de Valencia a mitad de junio a 630 personas y el barco de Proactiva Open Arms arribó a principios de julio a Barcelona con 60 migrantes a bordo y la semana pasada, a Algeciras, con otros 87.

El Aquarius se encuentra en estos momentos al lado de Malta y frente a la costa de Túnez y la opción de desembarcar en Sète es vista como una contrariedad por Erwan Follezou, de SOS Mediterranée, que como el resto de las ongs que rescatan a migrantes en el Mediterráneo piden una solución permanente para no tener que estar buscando puerto seguro cada vez.

"No es una solución. Si cada vez tenemos que hacer una ida y una vuelta que toma diez días para desembarcar a refugiados no tiene sentido. Esto significa que durante diez días no hay medios sobre el terreno, o nuestro objetivo es salvar un máximo de vidas", ha señalado al diario France Bleu Hérault.

Salvini celebra la acogida de Malta

El ministro del Interior italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, celebró este martes que Malta vaya a acoger al barco Aquarius en uno de sus puertos y que los 141 inmigrantes que lleva a bordo sean repartidos entre cinco países europeos.

El Ejecutivo maltés informó de que el país "servirá de base logística" y los "141 inmigrantes a bordo serán distribuidos entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España".

Salvini, que se mantiene firme con su estrategia de cerrar los puertos del país a barcos de ONG con inmigrantes rescatados, dijo que Italia ya ha salvado a numerosas personas en los últimos años y que ahora es el turno del resto de países de la Unión Europea.