Félix Steven Manrique captó a Patricia Aguilar en 2017 y esta viajó a Perú para sumarse a una secta de la que ha conseguido salir. Patricia, que ahora tiene 19 años, fue madre de una niña durante su infierno en la selva, pero el calvario se acabó. La joven ya está de vuelta en España "por voluntad propia" y con toda su familia, tal como explicó la portavoz Noelia Bru.

En una rueda de prensa, la propia portavoz, acompañada del padre de Patricia, Alberto, apuntó que ahora todos están "felices" y que la joven ha sido recibida por todos sus seres queridos. Pero el proceso no ha terminado. La portavoz aseguró que seguirán luchando para que casos como el de Aguilar no se repitan: "Hacen falta leyes para acabar con las sectas".

Sobre la situación de la bebé, que nació en territorio peruano, la familia desveló que ha sido inscrita "con los apellidos de Patricia". De momento, el caso se encuentra en un laberinto legal al mismo tiempo que Manrique se encuentra en la cárcel desde el pasado mes de julio.

Noelia Bru quiso agradecer también el apoyo de las autoridades peruanas y de la embajada española en el país. Eso sí, la abogada de la familia volvió a reclamar "medidas concretas" para acabar con el "desamparo" de las personas desaparecidas.

Fue captada por las redes siendo todavía menor de edad. "Patricia estaba en una situación de vulnerabilidad, no se va por un voluntad propia", comenta la abogada. Además, ahora Patricia tiene que salir de ese control psicológico marcado por el cabecilla de la secta.

"Había que darle tiempo"

Alberto Aguilar también expresó su agradecimiento a todas las instituciones que ayudaron a la vuelta de Patricia. "Ya la primera vez que la ví en Perú me dijo que quería volver a España", contó. Reconoció que el proceso fue "más rápido de lo esperado". 

El padre ha reconocido que empezó a ver el final desde el mismo momento en que "la localizaron y rescataron en la selva"

Así, ha relatado que sintió "una alegría inmensa" al saber que su hija estaba con vida y ha detallado que desde el pasado viernes Patricia y su bebé están en el ámbito familiar y con la familia más cercana.

"Estamos muy felices, encontrándonos", dijo un Alberto emocionado, que además esgrimió que estos días su hija ha estado "rodeada de su gente".