El Banco Central de Turquía (TCMB) anunció este lunes la inyección de 6.000 millones de dólares en el sistema financiero del país para garantizar la liquidez de los bancos y detener el desplome de la lira turca frente al dólar.

En un comunicado, el TCMB indicó que reduce los límites de reservas de divisas permitidas a los bancos turcos para así retirar liras del mercado, dar liquidez al sistema y estabilizar el valor de la moneda turca.

"Con esta revisión, se inyectarán al sistema financiero aproximadamente 10.000 millones de liras (6.000 millones de dólares) y 3.000 millones de dólares estadounidenses en liquidez equivalente al oro", señaló la entidad en la nota, publicada en su página web.

El mecanismo de opción de reserva, creado en 2011, determina qué porcentaje de las reservas financieras de un banco turco puede estar en divisa extranjera u oro, y qué parte debe estar en liras.

El Banco Central espera que la liquidez de los bancos aumente en 3.800 millones de liras turcas (564 millones de dólares), al brindar más flexibilidad en la gestión de garantías bancarias en transacciones con la divisa turca. Los límites de depósitos de garantías para transacciones turcas han aumentado de 8.200 a 22.000 millones de dólares.

Por otro lado, la Agencia de Regulación y Supervisión bancaria (BDDK) anunció que limitará las transacciones de los bancos turcos con inversionistas extranjeros al 5o% del capital, y que la tasa se calculará de forma diaria.

Un nuevo plan de acción

El ministro de finanzas, Berat Albayrak, ha adelantado que el Gobierno anunciará un plan de acción para frenar la caída de la moneda turca.

El ministro negó la intención de convertir a liras los depósitos en moneda extranjera y volvió a describir la fuerte caída de la moneda como un "ataque" desde el extranjero.

En opinión de los analistas, el desplome de la lira, que ha perdido un 25% solo desde inicios del mes (y cerca del 40% en lo que va del año), se debe en parte a las tensiones diplomáticas con Estados Unidos.

Washington exige a Ankara la liberación del clérigo protestante Andrew Brunson, detenido en Turquía desde hace dos años bajo acusaciones de terrorismo.