La Fundación Jesús Abandonado, entidad que desarrolla su labor con las personas en situación de exclusión social o en riesgo de estarlo en la Región de Murcia, ha recibido por octavo año ininterrumpido el certificado de AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación).

Como explica la responsable de Calidad de Jesús Abandonado, Elisabeth Vidal, "renovamos un año más el certificado de calidad, sometiendo a dos auditorías nuestro sistema de gestión y funcionamiento, algo que realizamos desde 2010, año que nos certificamos por primera vez".

Tanto la auditoría interna realizada por la firma UNE Consultoría, como la auditoría externa de seguimiento y adaptación, realizada por AENOR durante el 2017 "muestran resultados muy positivos en sus informes".

Para Vidal, ambas entidades han podido constatar que el sistema de gestión de la Fundación Jesús Abandonado no solo se mantiene y está implantado, "sino que está consolidado y que existe un compromiso con la mejora continua de sus instalaciones, su actividad y sus servicios".

Así, "durante 2017 ha tenido lugar todo un proceso de adaptación del sistema de calidad a la nueva norma UNE-EN ISO 9001:2015", la cual es de obligada implantación a partir de septiembre de 2018, "por lo que hemos ido por delante" en esta cuestión.

Para la responsable de Calidad de Jesús Abandonado, "la cultura de trabajo a través de procedimientos de calidad está implantada en la entidad y en todos sus equipos de profesionales desde hace muchos años".

La Fundación Jesús Abandonado "no solo se conforma con mantener su sistema de calidad implantado desde el año 2010 y certificado por una de las marcas más prestigiosas en auditorías de calidad como es AENOR, sino que, como muestra de su compromiso en dar servicios de calidad a las personas sin hogar, cada año apuesta por la mejora continua y el crecimiento".

Todo ello "siempre en beneficio de las personas usuarias de nuestros recursos y servicios", que son "el centro de nuestra atención".

En total, la empresa certificadora AENOR ha auditado el Centro de Acogida de corta y media estancia y todos sus servicios, así como la Oficina de información, orientación y asesoramiento, las viviendas con apoyo de la entidad, el Centro de Día, así como todas las áreas estratégicas de la Fundación que incluyen Dirección, Recursos Humanos, Voluntariado o Calidad.

En este año 2018, además de ser el segundo año con la norma adaptada a la nueva ISO 2015, "y dentro de esa mejora continua, hemos apostado por incluir en el alcance de la certificación la parte de larga estancia del Centro de Acogida" y todos los servicios sanitarios que incluye, como enfermería, psicología o auxiliares de enfermería.

De este modo, "renovamos y ampliamos el compromiso que mantenemos desde 2010 por mejorar continuamente nuestros servicios e instalaciones para lograr la plena satisfacción de nuestros usuarios, que son los que más nos importan", concluye Elisabeth Vidal.

La Fundación Jesús Abandonado, abierta los 365 días del año, desarrolla su labor en la Región de Murcia junto a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD).

Cuenta con 248 plazas de alojamiento, repartidas en un Centro de Acogida, el programa 'Housing First' (la vivienda, lo primero), viviendas con apoyo y una pensión social, así como un Comedor Social que sirve de media alrededor de 300 comidas y 300 cenas diarias.

Asimismo, Jesús Abandonado tiene un área de empleo y formación con programas para inserción laboral, con intención de desarrollar iniciativas e intervenciones que puedan facilitar el acceso de las personas sin hogar a una actividad laboral remunerada.

Consulta aquí más noticias de Murcia.