Además, los agentes formularon, de madrugada, denuncias contra tres bares por incumplir la normativa y causar molestias a los vecinos, según ha informado este sábado en un comunicado la Policía de Santander.

Concretamente, dos de los locales, uno de la calle Agustín de Colosía y otro de Alcázar de Toledo, fueron denunciados por tener música en tono elevado, una de ellas derivada de una actuación en directo sin permiso.

El restante, localizado en la calle Gómez Oreña, fue denunciado sobre las 3.40 horas por rebasar el horario de cierre establecido.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.