Monolito de Piedra de una de las rutas de Delibes
Monolito de Piedra de una de las rutas de Delibes DIP VALLADOLID

Así lo ha explicado a Europa Press el vicepresidente de la Diputación, Víctor Alonso, quien ha reconocido que estas seis rutas "tratan de dar a conocer, con una visión distinta a la turística, paisajes, rincones flora y fauna o costumbres del campo" de estos 33 pueblos vallisoletanos.

Las seis rutas se han bautizado con el título de seis obras de Delibes, 'Las perdices del domingo', 'Diario de un cazador', 'Mi vida al aire libre', 'El último coto', 'Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo' y 'Con la escopeta al hombro'.

Olmedo, Tordesillas, Villanueva de Duero, Villanubla y Villafuerte son los altos en el camino de la ruta 'Las Perdices del domingo', un diario autobiográfico que vio la luz en 1981 y en el que Miguel Delibes describe sus salidas como cazador en busca de perdices y las charlas que mantenía con los paisanos de estos pueblos.

Una caminata por las vías del tren burra a su paso por Villanubla o por la senda del arroyo Hontanija; la senda de la Cerviguera para acompañar al Duero en Villanueva; las laderas junto al castillo de Villafuerte; el patrimonio histórico de Olmedo y las calles de piedra museos e iglesias de Tordesillas son algunas de las paradas de esta ruta.

'Diario de un cazador', que se publicó en 1955 y en el que se mezclan pueblos imaginarios con otros reales, lleva a descubrir los campos del valle de Villavaquerín, la iglesia de Nuestra Señora del Rosarío de La Mudarra, en los Montes Torozos, la senda del Duero de Quintanilla de Onésimo, el Camino de la Cerviguera de Villanueva de Duero, la zona de pesca acotada en San Miguel del Pino o los museos, iglesias y rutas que ayudan a descubri y conocer Valladolid.

AFICIONES DEPORTIVAL DEL AUTOR.

Catorce pueblos dan forma a la ruta 'Mi vida al aire libre', obra que vio la luz en 1989 en la que Miguel Delibes hace un repaso por su aficiones deportivas y recuerda, de la mano de su padre, sus paseos en bicileta, el tren burra, la pesca de cangrejos o la moto que tuvo en su juventud.

Una ruta que recala en Medina de Rioseco, donde está la desembocadura del Canal de Castilla; La Mudarra; Villanubla; la senda verde del trazado del tren burra de Zaratán; el puente medieval sobre el Pisuerga a su paso por Simancas; los pinares de Viana de Cega; los abejarucos que planean sobre en Duero en Sardón; río que también baña Quintanilla y la Esqueva a su paso por Esguevillas, junto a Villavaquerín y Renedo.

Villafuerte, Renedo, Boecillo, Mojados, San Miguel del Pino, Tordesillas, Bercero, Villalar, Vega de Valdetronco, San Salvador de Hornija, Adalia, La Santa Espina, Castromonte, Tordehumos, Villabrágima y Medina de Rioseco son los 'hitos' de la ruta que se basa en el libro 'El último coto', de 1992, el último libro de caza de Delibes, donde los páramos y laderas que aparecen en sus hojas son los últimos que pisó el escritor.

La senda del Cega en Mojados, los páramos de Bercero, la historia de Villalar, la subida

la la Mambla en Vega de Valdetronco, las riberas del Hornija en San Salvador, el Monasterio de la Santa Espina y la senda del pantano, el mirador sobre Tierra de Campos en Tordehumos y la Puerta Medieval de Villabrágima son algunos de los altos de esta ruta.

Otras doce localidades, Olmedo, Rábano, Torre de Peñafiel, Peñafiel, Quintanilla, Villafuerte, Renedo, Boecillo, Puente Duero, Villanueva de Duero, La Mudarra y Castromonde, dan forma a la ruta 'Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo', una agenda de caza que vio la luz en 1977.

El paseo fluvial de Rábano, la panorámica del Duratón de Torre de Peñafiel, el sendero verde de la Esgueva en Renedo, el turismo ornitológico fluvial en Puente de Duero o las sendas periurbanas por la llanura cerealista de Castromonte merecen un alto en el camino para descubrir parte de la riqueza natural de esta provincia.

'Con la escopeta al hombro', de 1970, sirve de inspiración para la sexta ruta que discurre por Pedrosa, Serrada, San Miguel del Pino, Villamarciel, Villanueva de Duero, Boecillo, Quintanilla, Villafuerte y Villavaquerín. Se trata de una ruta casi en línea recta a escasos kilómetros del río Duero.

"El legado que ha dejado Delibes plasmados en sus libros se han convertido en un recurso más para esos 33 pueblos vallisoletanos, donde no sólo existe una riqueza patrimonial, en mucho de ellos, sino también una riqueza natural de primer orden", ha subrayado víctor Alonso.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.