El alcalde de Linares, Juan Fernánde, en una imagen de archivo.
El alcalde de Linares, Juan Fernánde, en una imagen de archivo. Ayuntamiento de Linares/Archivo

Así lo ha indicado este viernes a Europa Press después de la resolución dictada por la Comisión Ejecutiva Federal, en la que acuerda expulsarlo como consecuencia del expediente disciplinario incoado en meses pasados desde la dirección local y "tras considerarse probada la comisión de tres faltas muy graves".

En concreto, "indisciplina reiterada en relación con las decisiones de las instancias competentes del partido", haber rebasado "sobradamente los límites de la lealtad y de la responsabilidad para con el partido", al "menoscabar la imagen" de cargos públicos o instituciones y "falta de probidad y de honradez" con una "irregular administración de los fondos del partido", ya que "desde 2013 se detraía 1.700 euros mensuales de una cuenta del partido sin que haya quedado justificado el destinatario, el destino ni la finalidad" y "sin ser contabilizados ni reflejados en la contabilidad de la Agrupación".

Fernández ha afirmado que "esperaba la expulsión" que, en su opinión, ha sido buscada por "un manojo de secuaces asalariados del poder constituido", desde el que se le quería "quitar del medio", ya que "estorba" y es "el que les dice las barbaridades".

"A veces puede ser que sean fuertes, sí. Pero más quemados estamos quienes estamos aquí aguantando algunas promesas desde hace 14 ó 15 años", ha señalado no sin añadir que Madrid "se lava las manos" con la resolución "para no complicarse la vida con Sevilla, que es la que verdaderamente se empeña en esto, junto al secretario provincial", Francisco Reyes.

"NO SALDRÁ GRATIS"

Fernández, en todo caso, ha hecho hincapié en que "las razones que arguyen son absolutamente falsas" y ha adelantado que ejercerán "otras acciones" contra esta resolución en las que por el momento no ha querido entrar sí, aunque ha subrayado que "esto no les va a salir gratis".

"¿Nosotros vamos a meter la mano en un partido que llevamos 40 años?", se ha preguntado rechazando esa acusación. Ha agregado que la actual portavoz del PSOE en el Ayuntamiento y vicepresidenta primera de la Diputación, Pilar Parra, que es la que "todo lo urde", "tenía la firma mancomunada" con él. De este modo, según ha dicho, él "no podía hacer nada, es imposible, sin la firma de Pilar Parra".

Igualmente, ha apuntado que el edil Luis Moya "ha llevado todas cuestiones económicas del grupo de concejales". "Yo no sé ni lo que había. Si hay una cuenta como si hay dos o tres. Las que hayan querido que haya, que se lo pregunten a ellos", ha manifestado.

A su juicio, "el PSOE ha traicionado a Linares y se ha conformado con lo que le dicen sus respectivos en Jaén y Sevilla", mientras la ciudad ha estado "abandonada totalmente", sin cumplir los compromisos adquiridos, especialmente desde el Gobierno autonómico.

Al hilo, ha lamentado que "son como el perro del hortelano, ni comen ni dejan", por lo que "cuando dices estas cosas" se entiende que "en Sevilla no guste ni en Jaén. Pero no debo mi salario a nadie. Soy el alcalde de Linares y lo digo, gobierne quien gobierne (...) Y si eso hace que me echen del PSOE, me siento orgulloso de que me echen", ha aseverado.

MOCIÓN DE CENSURA

Preguntado por la moción de censura anunciada desde el grupo municipal en caso de no dimitir de la Alcaldía, ha respondido que "perro ladrador, poco mordedor". En cualquier caso, ha precisado que habrá que ver "si la apoyan los demás grupos, si es que pueden hacerla jurídicamente, legalmente".

Además, ha aludido a la complicada configuración actual del Ayuntamiento, donde, entre otras cosas, "hay muchos no adscritos". En concreto, cinco (dos procedentes del PP y tres de IU), a los que se sumarían el propio Fernández y el también hasta ahora socialista Joaquín Robles, que ha permanecido a su lado.

Los 25 concejales de la Corporación se completan con ocho ediles del PSOE, seis del PP, dos de Ciudadanos, uno de Izquierda Unida y otro del partido independiente Cilus.

Mientras tanto, habida cuenta de la situación en la que quedaría el gobierno local -los concejales socialistas renunciarán a sus delegaciones sino deja la Alcaldía-, ha explicado que podría plantear un gobierno de concentración, algo que ya hizo "en dos periodos corporativos", ofreciendo "una solicitud a todos los grupos políticos" del Consistorio.

"Podría hacerlo, pero lo mismo no hace ni falta. Porque nadie es imprescindible. Nosotros hemos pasado por todas las concejalías y podemos organizar eso perfectamente, incluso podría funcionar mejor (el Ayuntamiento) sin algún estorbo que otro", ha dicho en referencia a él mismo y Joaquín Robles.

Así las cosas, ha advertido de que, "si lo que se pretende con eso es presionar, hay una fortaleza psíquica enorme" para aguantar, según el alcalde, quien ha lamentado "lo que están haciendo con el PSOE".

Consulta aquí más noticias de Jaén.