Feria del centro de Málaga 2018. Portada Biznaga
Feria del centro de Málaga 2018. Portada Biznaga EUROPA PRESS

La Feria de Málaga es un evento con una gran afluencia de gente, en el que la cardioprotección es particularmente importante, ya que además de la concentración de personas en estos espacios, confluyen factores de riesgo como las altas temperaturas, la humedad ambiente o los frecuentes excesos de comida y bebida.

Por este motivo, el Ayuntamiento dedica una atención especial para dotar dichos espacios de desfibriladores, según ha informado el Consistorio a través de un comunicado.

Ante un paro cardiaco, las posibilidades de supervivencia dependen de que se realice de forma inmediata una resucitación cardiopulmonar (RCP). De ahí la importancia de contar con desfibriladores cercanos que puedan llevar a cabo una intervención rápida en caso de emergencia.

En concreto, en el centro habrá cinco dispositivos, de los que uno estará en el módulo de seguridad de la plaza de la Marina; dos en

vehículos de Protección Civil y dos itinerantes, y que voluntarios de Protección Civil portarán los dispositivos en una mochila.

Asimismo, en el Real de la Feria habrá cinco dispositivos, de los que uno estará ubicado en el módulo de Protección Civil situado junto a la portada de la Feria; dos en vehículos de Protección Civil y dos itinerantes, portados por voluntarios de Protección Civil.

Además de éstos, otros diez equipos estarán en reserva para reemplazar a cualquiera de los dispositivos usados que precisen ser retirados para su recarga.

Cada uno de los equipos está integrado por un desfibrilador semiautomático con electrodo para adulto, electrodo pediátrico, batería y bolsa de transporte; un paquete básico de reanimación cardiopulmonar.

En España, más de 45.000 personas fallecen todos los años debido a una parada cardiorrespiratoria inesperada. En muchos casos la muerte se habría evitado si alguien hubiera iniciado una maniobra de resucitación cardiopulmonar inmediatamente en el lugar del hecho.

Además, está demostrado que si el masaje cardiaco se inicia durante los cuatro minutos inmediatamente posteriores a la parada cardiorrespiratoria la probabilidad de supervivencia aumente por encima del 50 por ciento y la persona podría recuperarse sin secuelas neurológicas.

Consulta aquí más noticias de Málaga.