El acueducto se ubica junto al lugar conocido como Pilar Viejo, en el paraje de El Alamillo. La infraestructura conserva una longitud de 90 metros con pendiente y desagüe hacia la rambla de Librilla. Además del acueducto, en la zona se conserva aún memoria de la existencia de un molino ligado a la acequia que lleva las aguas del heredamiento de La Hila y Fuente Librilla.

El director general de Bienes Culturales, Juan Antonio Lorca, ha explicado que "con esta nueva resolución seguimos trabajando desde el Gobierno regional para proteger y conservar de la mejor manera posible el rico patrimonio cultural del que podemos disfrutar en nuestro municipios; unos lugares y construcciones que, como en el caso del Acueducto del Alamillo, poseen unos valores relevantes debido a su tipología, su cronología y su historia".

Las características del nuevo bien se corresponden con la época medieval islámica, aunque no se han detectado materiales específicos que permitan confirmar su datación. Se trata de una obra de tapial de tierra rico en cal y con abundante piedra que se conserva solo parcialmente, reconociéndose una base de gran anchura que en la parte alta se articularía con dos muros que dejarían entre sí el canal de desagüe.

Consulta aquí más noticias de Murcia.