Miguel Ángel Escribano
Miguel Ángel Escribano, pareja de la asesinada en Costa Rica, en una rueda de prensa. EFE

"No nos dejen en este momento tan importante, no nos fallen otra vez". Esa fue la súplica que este jueves emitió al Gobierno de España Miguel Ángel Escribano, pareja sentimental de la mujer asesinada el sábado en Costa Rica. Arancha Gutiérrez tenía 31 años cuando le arrebataron la vida con violencia cerca del hotel donde pasaba las vacaciones junto a su novio, en Tortuguero. 

Este jueves, Escribano ha reprochado que ni las autoridades costarricenses ni las españolas les advirtieran del "peligro" que corrían en la zona en la que se alojaban. "En el Hotel Laguna Lodge en el que estábamos, no nos avisaron del peligro que corríamos al igual que no lo hicieron sus autoridades, ni las de mi propio país".

"Los españoles viajamos hoy en día por todo el mundo a destinos más o menos peligrosos y nosotros decidimos el riesgo que asumimos en cada momento. Pero, ojo, no buscamos la muerte, consultamos en los archivos del Ministerio de Exteriores, que son los expertos para cada destino, y tomamos nuestras medidas de precaución para que no nos pase nada", ha afirmado.

"Nos decían que Tortuguero era un lugar muy seguro en el que nunca sucedía nada". Sin embargo, después del fatídico suceso se han enterado "de cosas que, parece ser, no sabía nadie", ha declarado.

Según ha explicado, las playas de Tortuguero estaban siendo patrulladas día y noche por la policía, pero, durante su estancia, las retiraron para atender otros asuntos, algo de lo que no fueron alertados.

Antes del asesinato de Arancha Gutiérrez, el ministerio de Exteriores recomendaba en su web "viajar con precaución" a Costa Rica. Ahora, no obstante, aconseja "adoptar medidas de autoprotección y evitar transitar sin compañía o por lugares aislados o poco iluminados, tanto en las zonas urbanas como en áreas turísticas".  

Móvil sexual

Hace cinco días que Arancha fue hallada muerta cerca del hotel en el que se encontraba con su pareja y un grupo de ocho españoles. Había salido a dar una vuelta ella sola. La investigación sigue abierta y todo apunta al móvil sexual como causa del asesinato. Por el momento, hay tres personas detenidas.   

"En esta tragedia hay un solo culpable y es el cobarde asesino, hay que encontrarlo, no descansen, señores costarricenses, me lo deben a mí y a mi familia, nos lo deben a los españoles que vamos a Costa Rica", ha expresado. "Es un maldito indeseable, un despojo de la condición humana".

"Una vez más somos testigos del ataque salvaje y cobarde a una mujer, en esas creencias sociales que normalizan la violencia contra las mujeres", ha expresado. En este sentido ha apuntado a que se ignora "hasta dónde se extiende el machismo y hasta dónde la sociedad boicotea la dignidad de las mujeres a favor de la masculinidad hasta tal punto que una mujer no pueda disfrutar de la naturaleza a plena luz del día ella sola, generando miedo e inseguridad al resto de las mujeres para vivir su libertad".

Consulta aquí más noticias de Madrid.