El pasado martes, 7 de agosto, el cantante y actor puertorriqueño, Daddy Yankee sufrió un robo de lo más peculiar mientras se hospedaba en un hotel en Valencia.

Al volver a la habitación pudo comprobar que le habían sustraído joyas y diamantes por valor de dos millones de euros.

Alguien se había hecho pasar por él para entrar en su habitación sin levantar sospechas y había solicitado que le abrieran la caja fuerte de la habitación, según cuenta Las Provincias.

De este modo, el ladrón se llevó las joyas sin saltarse ninguna de las medidas de seguridad del alojamiento: todo un botín de alhajas e incluso un cordón de oro.

Sin embargo, no fue lo único que se llevaron: conscientes ya del robo, el cantante y sus acompañantes revisaron la habitación y se diero cuenta de que también faltaban 2.500 dólares. Acto seguido alertaron a la recepción y a la Policía.

Tal y como detalla el periódico valenciano, la patrulla policial revisó las grabaciones de la cámara de seguridad, en un intento de identificar a la persona (o personas) que habían sustraído las joyas y el dinero. Pero lo único que sacaron en claro fue la identidad de los empleados que habían entrado en las estancias de Daddy Yankee. Todo parece indicar que el ladrón no dejó huellas.

La oficina de prensa de Daddy Yankee ha confirmado este jueves los hechos. A través de un tuit, que ha compartido el cantante, han informado de que "ya ha sido contratada una firma de abogados", pero señalan que no darán más explicaciones "para no entorpecer de ninguna manera la investigación".