Este proyecto, financiado con cargo a la quinta edición del Plan Supera, mediante el cual la Diputación provincial redestina a inversiones municipales o territoriales sus excedentes presupuestarios de cada año, parte de que desde hace ya tiempo, la localidad de Aguadulce viene sufriendo "descensos de presión e incluso cortes temporales de agua" en la zona alta del núcleo urbano.

La memoria del proyecto, recogida por Europa Press, detalla en ese sentido que la red de abastecimiento de agua del municipio dispone de dos depósitos, uno de 400 metros cúbicos de capacidad situado al noreste de la población y otro de construcción más reciente de 500 metros cúbicos, ubicado más al este del anterior.

Ambos depósitos se alimentan de una captación de agua procedente de un sondeo ubicado al norte de la población vecina de Pedrera, concretamente en el paraje denominado Matagallar, que llena unos depósitos circulares cercanos a la captación y desde donde llega a través de una arteria a Aguadulce.

Los técnicos, en ese sentido, consideran que "aunque no se tienen datos certeros del consumo, lo cierto es que el depósito bajo, el más pequeño, se vacía en un solo día los meses de verano en las horas más demandadas, provocando algunas restricciones". No obstante, la memoria del proyecto hace especial hincapié en las frecuentes averías por "roturas de la arteria" de abastecimiento en alta a los depósitos de Aguadulce, en alusión a la conducción que transfiere el agua desde Pedrera hasta la localidad.

Esta arteria está formada por tramos de tuberías de fibrocemento y PVC que podrían "no resistir la presión que provoca la altura de los depósitos de origen, si no fuera por dos válvulas reductora que tiene intercaladas en su traza", si bien pese a ello suceden las citadas roturas. De ahí la necesidad de este proyecto en cuestión, que parte de la premisa de que además, la entrada en servicio de un nuevo

depósito de 4.200 metros cúbicos de volumen promovido más al norte de los depósitos de origen de Pedrera y a una cota superior, "aumentará aún más la presión en la arteria de abastecimiento de Aguadulce", extremo que podría agudizar las incidencias.

Una vez planteado el proyecto hace meses, con un presupuesto de 271.756 euros con cargo a la quinta edición del Plan Supera, la Diputación ha encargado a la empresa madrileña Grusamar Ingenieria Y Consulting la dirección facultativa de las obras en cuestión, que según han precisado a Europa Press fuentes de la institución provincial, arrancarán "en septiembre" con un plazo de ejecución de cuatro meses.

El proyecto, en ese sentido, contemplaría la construcción de un nuevo depósito que se uniría a los otros dos con los que ya cuenta Aguadulce, para fomentar una mayor acumulación de aguas, actuando también en la "zonificación" de la red de abastecimiento, de manera que cada una de las dos nuevas zonas "beban" de depósitos diferentes y facilitar así que no se interfieran las presiones del caudal.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.