En un comunicado remitido a los medios este miércoles, la organización sindical agraria recuerda que el pasado 31 de mayo expiró el plazo que daba la Xunta para rozar las franjas de seguridad de 50 metros en torno a viviendas o núcleos habitados. Con todo, señala que, en pleno mes de agosto y con los agentes forestales en huelga, "hay un incumplimiento generalizado de la norma".

El sindicato considera que esta situación era "previsible" toda vez que "la Xunta hizo abandono de funciones" para "pasarle la patata caliente a los ayuntamientos" y "lavarse las manos" tras la ola de incendios de octubre de 2017, que arrasó casi 50.000 hectáreas y provocó la muerte de cuatro personas.

Asimismo, la organización agraria también censura que se esté "dejando olvidadas" las forestaciones ilegales de tierras agrarias o las distancias también ilegales de plantaciones forestales con respecto a fincas y praderías pese a que "siguen causando serios perjuicios económicos a las granjas" y "suponen una seria amenaza en caso de incendio".

Por último, el Sindicato Labrego Galego también ha criticado la "irracionalidad" con la que se está aplicando la normativa ya que, según ha denunciado, se están "cortando masas arbóreas necesarias que no representan ningún peligro real".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.