Restos óseos hallados en Santillana
Restos óseos hallados en Santillana GUARDIA CIVIL

Un vigilante de seguridad del punto limpio de Santillana del Mar halló, a finales de julio, un contenedor con restos óseos humanos, que la Guardia Civil sospecha que pudieran proceder de enterramientos en lo que fue una villa romana, una necrópolis visigoda y otra medieval, localizados en el actual yacimiento arqueológico Camesa-Rebolledo en Valdeolea, y que pudieron salir de aquel lugar hace más de 30 años.

A esta conclusión han llegado los especialistas en Policía Judicial de la Guardia Civil de Torrelavega tras múltiples indagaciones en Santillana del Mar, Alfoz de Lloredo y Valdeolea, siguiendo los lugares donde pudieron haber estado estos huesos.

Finalmente han sido entregados este miércoles en el Museo de

Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) para su estudio, según ha informado en un comunicado la Guardia Civil.

HALLAZGO DE UNA MANDÍBULA Y OTROS HUESOS

El hallazgo se produjo el pasado 26 de julio y fue el vigilante quien lo comunicó a la Guardia Civil, cuyos efectivos procedieron a recoger una mandíbula y 17 pequeños huesos, parte de ellos encontrados por uno de los investigadores aun en el interior del contenedor.

Igualmente se hallaron tres placas metálicas de las que antiguamente se colocaban en tumbas, dos de ellas de enterramientos en los años 60 y otra de los años 80. También se localizaron seis proyectiles de revolver de los años 1860-1865.

Por el médico forense de guardia se informó que los restos hallados eran humanos y que en principio y a falta de otros estudios tendrían mucha antigüedad.

EL RASTRO DE LOS HUESOS

De la investigación iniciada por la Guardia Civil se pudo saber que los hallazgos realizados en el punto limpio procedían de una vivienda de la zona de Alfoz de Lloredo recientemente vendida.

Igualmente se averiguó que tras la compra de la vivienda, por parte de la nueva propiedad se había estado vaciando de diferentes efectos viejos, cajas y otros enseres, si bien, no se había percatado que entre lo arrojado en el punto limpio había unos huesos.

Continuadas las pesquisas se averiguó la identidad de los anteriores propietarios, obteniendo información que señalaba que los restos humanos hallados pudieran proceder del yacimiento arqueológico

Camesa-Rebolledo en Valdeolea.

Dos de estos propietarios, uno ya fallecido y aficionado a coleccionar efectos peculiares, hace más de 30 años acudían con frecuencia al citado yacimiento coincidiendo con su residencia en aquella zona.

Por aquel entonces el yacimiento estaba al aire libre, sin ninguna protección, obteniéndose información que apunta que en esa época eran habituales las visitas al yacimiento de vecinos y turistas, no descartándose que pudieran apoderarse de piedras o huesos, e incluso la realización de acampadas o barbacoas.

En gestiones posteriores se pudo contrastar la información que estas personas habían residido en la zona de Valdeolea, y que en el citado yacimiento fueron localizados vestigios de un antiguo asentamiento romano de entre los siglos I al III, una necrópolis visigoda de finales del siglo VI y principios del VII, así como una medieval del siglo VIII.

En la actualidad los restos humanos que existían en aquel lugar fueron exhumados y trasladados al Museo de Prehistoria y Arqueología.

Finalmente la mandíbula y restos de los huesos, previa autorización judicial, han sido entregados en el día de hoy en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria al objeto de ser estudiados y datarlos.

En cuanto al hallazgo de placas metálicas de tumbas, las indagaciones arrojan que pueden proceder del osario de una iglesia de la zona de Valdeolea. Por lo que respecta a la munición es entregada en la Intervención de Armas y Explosivos de la Guardia Civil de Torrelavega a disposición Judicial.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.