Inendio en Llutxent
Inendio en Llutxent CONSORCIO PROVINCIAL DE BOMBEROS

la profesionalidad de los efectivos que trabajan desde este lunes para controlar el incendio declarado en el término municipal de Llutxent (Valencia), en condiciones "muy difíciles" por la complicada accesibilidad a la zona y una meteorología con un día de mucho calor y pendientes del viento.

Así lo ha indicado a los medios de comunicación en su visita al puesto de mando avanzado del incendio, donde ha hecho un "reconocimiento público" a todas las personas de los distintos cuerpos de seguridad que han estado trabajando en condiciones "muy difíciles" toda la noche y siguen haciéndolo.

De hecho, según el 'president', el incendio está aún en un momento "muy difícil", en especial por la parte norte, aunque confía en que en las próximas horas se pueda vencer al fuego, que ha afectado a casi 1.500 hectáreas. "Estamos en un momento de gran dificultad", ha admitido, por ser una zona de "muy difícil acceso", y aunque el trabajo aéreo está siendo "exitoso", las dimensiones del fuego son muy grandes.

No obstante, ha afirmado que tienen toda la confianza en todas las personas que dirigen el operativo, en los técnicos y su profesionalidad, y confían en que en las "próximas horas" pueda haber noticias más positivas. Esta misma idea le han trasladado los operarios de extinción, que le han comunicado la dificultad por la complicada accesibilidad del paraje, si bien están disponiendo los efectivos en la zona norte para tratar de frenarlo.

Puig ha recalcado la importancia de los condicionantes meteorológicos como la capacidad de respuesta, que según ha dicho, se refleja en el hecho de que este lunes se registraran hasta once incendios, muchos de los cuales "hubieran podido ser tan peligrosos como este", aunque se consiguió frenarlos por la respuesta "rápida" y la capacidad de operar de los distintos servicios.

Sin embargo, ha hecho hincapié en que eso "no pasa siempre, no puede pasar siempre". "Estamos en una dificultad que sabíamos que iba a ser así este verano", ha admitido. Para Puig, en estos momentos lo más importante es la seguridad de las personas implicadas, los que trabajan como aquellos que residen en la zona, aunque ha dicho que no se prevé nuevos desalojos tras las 2.500 personas que se tuvieron que realizar este lunes, en la zona de La Drova y dos urbanizaciones.

"La seguridad de las personas que trabajan y las que están en sus viviendas es lo fundamental. Es muy doloroso abandonar las casas pero lo más importante es la vida, que no hay posibilidad de reencontrarla", ha manifestado, para añadir que "desgraciadamente" los montes mediterráneos "han sufrido históricamente y sufrirán" incendios, y lo que se debe hacer es unir esfuerzos para mitigarlos, pero la naturaleza es "capaz de reinventarse y la vida humana no".

Consulta aquí más noticias de Valencia.