Miguel Ángel Campano obra
La obra 'Sabari Malai' (1997), de Miguel Ángel Campano, expuesta en el Museo Reina Sofía de Madrid en 1999. MIGUEL ÁNGEL CAMPANO

El pintor madrileño Miguel Ángel Campano, Premio Nacional de Artes Plásticas 1996, ha fallecido a los 70 años, según ha informado este lunes en un tuit el Museo Reina Sofía, que le organiza el próximo año una retrospectiva.

Campano, que residió desde 1980 a caballo entre Sóller (Mallorca) y París aunque en los últimos años se había trasladado a Madrid, sufrió el mismo año que recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas un derrame cerebral que le dejó temporalmente hemipléjico, aunque se recuperó totalmente.

Ya en 1999, el Reina Sofía, que dirigía entonces el actual ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, le dedicó una exposición en el Palacio Velázquez del Parque del Retiro con más de cincuenta obras realizadas entre 1991 y 1998.

El fallecido estudió Arquitectura y Bellas Artes en Madrid y Valencia y fue seleccionado en las exposiciones tituladas 1980 y Madrid D.F., celebradas en los años 80 y en las que se presentaron los artistas jóvenes más significativos de la nueva década.

Su estilo tendente, en un principio, al automatismo surrealista fue evolucionando a la abstracción geométrica, a mitad de los años setenta, influido por la obra de los artistas de Cuenca como Gerardo Rueda y Gustavo Torner.

De la geometría a la abstracción

A principios de los 80, y ya establecido en la capital francesa, abandonó los rígidos esquemas geométricos por una abstracción gestual, en la línea de la escuela del movimiento norteamericano Action Painting.

Hacia 1985, su estilo se "dualizó" y practicó, por un lado, una pintura abstracta despojada y, por otro, una obra de un naturalismo realista extremo.

Temáticamente, su producción desde 1980 estaba inspirada en motivos de la tradición moderna, muy influida por autores como Cézanne, sobre quien realizó una serie de cuadros para cuya realización viajó por la Provenza francesa.

También se inspiró en el estilo turbulento de Delacroix, exponente de cuya etapa es su obra Los naúfragos.

Una parte de su obra está recogida en series como Las Vocales, Las Catedrales y la denominada La Grappa, donde actualiza el paisaje de la historia representada por Poussin en Las Cuatro Estaciones.

Sus obras están expuestas en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS), de Madrid; el British Museum, de Londres; el Centro Pompidou de París; el Museo de Arte Abstracto de Cuenca; los de Bellas Artes de Bilbao y Barcelona y la Fundaciones Juan March y Caja de Pensiones.