Población de náyades.
Población de náyades. CHE

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha comenzado una nueva campaña de 'Caracterización de las poblaciones de náyades en el curso medio del río Ebro' con el hallazgo de una población completa de náyades autóctonas y, entre ellas, el ejemplar vivo de Margaritífera Auricularia localizado más cerca de la ciudad de Zaragoza.

La CHE ha recordado en una nota de prensa que la Margaritifera auricularia está incluida en el Catálogo Español de Especies Amenazadas (Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto) con la categoría de 'En peligro de extinción' y cuenta con una Estrategia nacional de conservación y planes de recuperación en diferentes Comunidades autónomas.

Sus poblaciones son ya de pocos individuos en la cuenca del Ebro, situados sobre todo en el Canal Imperial de Aragón y en el Canal de Tauste -en Aragón y Navarra-, mientras que en el río Ebro los ejemplares localizados son muy escasos y de difícil seguimiento.

El hallazgo de este ejemplar ha tenido lugar en el río Ebro a su paso por Zaragoza, aguas arriba del puente de la autopista A-2. Tiene un tamaño de 17,5 centímetros y una edad aproximada de 70 años.

Se localizó junto con un centenar de individuos de las otras tres náyades autóctonas del Ebro -Potomida littoralis, Unio mancus y Anodonta anatina- dentro de lo que se ha denominado como una población. Las buenas condiciones hídricas y sedimentológicas favorecen el asentamiento de esta población.

ESPECIES AMENAZAS

Las náyades o grandes bivalvos de agua dulce son uno de los grupos de invertebrados más amenazados a nivel mundial. La disminución de sus poblaciones se debe principalmente a la presión antrópica ejercida sobre sus hábitats naturales. Estas presiones incluyen la alteración y destrucción de dichos hábitats, la disminución de las poblaciones de los peces hospedadores de sus larvas (gloquidios) y la introducción de especies exóticas invasoras, como la almeja asiática (Corbicula fluminea) y el mejillón cebra (Dreissena polymorpha).

Por esta misma razón, en proyectos de gran envergadura, como la restauración fluvial del tramo final del Arga, en Funes, se incluye la recuperación de hábitats de especies autóctonas, incluidas estas náyades. En las próximas semanas comenzará la prospección de náyades en el entorno de la confluencia de los ríos Arga y Aragón y en el meandro de Soto Sardillas.

CAMPAÑA

La campaña de 'Caracterización de las poblaciones de náyades en el curso medio del río Ebro' se desarrolla por los términos municipales de San Asensio, Torremontalbo, Cenicero, Fuenmayor, en La Rioja; Baños de Ebro, Elciego, Lapuebla de Labarca, Laguardia, Lanciego y El Cortijo, en Álava, así como en algunos puntos de Aragón, han detallado desde la CHE.

Estos trabajos se vienen desarrollando durante el verano de los últimos seis años financiados por esta confederación hidrográfica. Además, se suman a estudios previos que realizó el organismo y que mostraron la necesidad de conocer mejor el estado de las poblaciones de las cuatro náyades autóctonas del Ebro: Margaritífera auricularia, Potomida littoralis, Unio mancus y Anodonta anatina.

Estos trabajos de caracterización son necesarios para facilitar y agilizar la planificación de las obras de conservación y mantenimiento de cauces que se han de ejecutar en el dominio público hidráulico. Las labores se enmarcan en la línea de colaboración del organismo de cuenca con las Comunidades autónomas, Administraciones que tienen la competencia en materia de conservación de la fauna.

OTROS HALLAZGOS

El pasado año estos trabajos arrojaron el hallazgo del primer ejemplar vivo de Margaritífera auricularia encontrado en el Ebro, a su paso por La Rioja. Se trata del ejemplar de esta especie detectado más al norte de la cuenca. También, en 2014, la CHE encontró un ejemplar en Navarra.

Con ello se certifica que todavía es viable la existencia de estos ejemplares en el cauce principal del Ebro, a pesar de las amenazas y de seguir considerándose en peligro de extinción.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.