Como si de un circo tratase, cientos de personas hicieron colas durante horas este martes para poder asistir a la primera audiencia del juicio contra un matrimonio italiano acusado de haber asesinado a tres miembros de una misma familia y a una vecina.
La vista se ha convertido en un evento mediático seguido por todo el país

Los hechos, bautizados por los medios como "la matanza de Erba", han levantado tanata expectación que la vista se ha convertido en un evento mediático seguido por todo el país.

Todos los telediarios se han ocupado este martes del inicio del juicio, y los canales que emiten información las 24 horas del día han ido informando sobre todos los detalles de esta primera audiencia.

Así, desde primeras horas de la mañana, una multitud de personas se agolpó ante el palacio de Justicia de Milán para poder ocupar una de las 60 plazas reservadas al público, deseoso de conocer los pormenores de la masacre. Mientras, se tuvo que instalar una sala de prensa, en la que se retransmitía las imágenes del juicio, para poder acoger a los 130 periodistas acreditados.

El móvil del crimen, desonocido

Durante la vista, dentro de una jaula, prevista en este tipo de procesos, estaban cogidos de la mano Olindo Romano y su mujer, Angela Rosa Bazzi, un aparentemente tranquilo matrimonio del pueblecito de Erba que confesó, y después retractó, haber degollado a sus vecinos de casa.

El 11 de diciembre de 2006 aparecieron degollados en su casa Raffaella Castagna, su hijo Youssuf, de dos años de edad, y la abuela materna del niño, Paola Galli, así como su vecina del piso de arriba, Valeria Cherubini. El marido de ésta, Mario Frigerio, resultó herido de gravedad. El móvil del crimen es desconocido.