El Gobierno de Cantabria ha pedido "rigor" a la hora de difundir este tipo de noticias, que no solo "no contribuyen a la pacífica convivencia entre animales y humanos", sino que, además, "perjudican la conservación de estos ejemplares", ha advertido.

En un comunicado, la Consejería ha explicado que tras recibir durante la madrugada del pasado 31 de julio el aviso de un vecino de Vejo de que había sufrido un choque contra un ejemplar de oso pardo (Ursus arctos), se puso en marcha el operativo habitual por parte de los Técnicos Auxiliares del Medio Natural (TAMN) de la Dirección General del Medio Natural.

Acudieron al lugar en el que se produjo el supuesto siniestro pero no encontraron ningún indicio de atropello de algún animal. En la calzada tampoco había indicios de frenada, ni antes ni después de la zona del supuesto atropello.

El 1 de agosto se supo que, durante la madrugada anterior y a unos 300 metros del lugar donde se produjo el supuesto atropello, un vehículo había impactado contra una señal vertical situada en la margen derecha de la N-621.

Los TAMN localizaron junto a la señal restos de un foco y de una defensa, que recogieron. Posteriormente se comprobó que coincidían con los daños supuestamente producidos por el oso en el vehículo.

El turismo también presenta una marca vertical estrecha compatible con un impacto frontal contra una señal y en ésta hay restos de pintura del mismo color de la carrocería. Además, se pueden observar en el arcén restos de una frenada reciente.

Tras contactar con el conductor, el relato que éste transmitió de los hechos a los TAMN es "ambiguo y contradictorio", según la Consejería, que además apunta que no aclara varios aspectos, entre ellos, el motivo por el que dio parte del incidente más de dos horas y media después de que éste se hubiese producido.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.