Ventresca de bonito
Ventresca de bonito CONSERVAS JUANJO

Los galardones, que se han conocido este jueves, han reconocido con dos estrellas la 'Ventresa de Bonito del Norte en Aceite de Oliva' de la conservera, lo que supone el máximo galardón para este producto y para cualquier otro bonito o derivado.

La ventresca es la parte del bonito más jugosa, sabrosa y delicada. Tiene forma de triángulo y está situada en la parte inferior del pez, cerca de la cabeza. Tiene un sabor característico, y al ser la parte más cotizada es también la más cara.

El proceso de elaboración de la ventresca de bonito del Norte se realiza de manera independiente del resto del pez, desde su cocción hasta su envasado, en trozos enteros, sin filetear, lo que hace que mantenga la grasa entre sus láminas y disponga de una textura más suave.

En 'Conservas Juanjo' utilizan el bonito del norte de "la más alta calidad", pescado en la costa Cantábrica, que es "el más apreciado y escaso de los atunes". Su carne es la más sabrosa y su textura es suave.

Envasan los bonitos que se pescan en el momento "óptimo", entre los meses de junio y septiembre. Compran los que llegan a la lonja por la mañana, y elaboran la cantidad que les permite garantizar un proceso artesanal y diario, para no congelar el producto: 15.000 kilos al año.

Y usan también métodos tradicionales para que el bonito mantenga todo su sabor y textura, además de aceite de oliva de primera calidad.

Es el tercer año que los prestigiosos premios avalan las conservas de Juanjo, un negocio familiar iniciado en 1989 pero con la experiencia de sus fundadores, Juanjo y Esperanza, dedicados toda una vida a este negocio.

ANCHOA

Además de bonito del Norte, esta empresa es especialista en la elaboración de filetes de Anchoa del Cantábrico de "alta calidad", (Engraulis Encrasicolus), pescada en la campaña de primavera en el Golfo de Vizcaya.

También cuentan con el Sello de Calidad Controlada que regula la Oficina de Calidad Alimentaria del Gobierno de Cantabria y que certifica la procedencia de la materia prima y la elaboración íntegramente en la región.

"Sólo utilizamos métodos tradicionales para que la anchoa mantenga todo su sabor y textura", aseguran desde la conservera, que destacan al respecto que la principal diferencia en su proceso productivo radica en el sobado a mano, para limpiar la piel de cada bocarte uno a uno.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.