Noriega, Villares, Beiras, Yolanda Díaz, Paula Quinteiro y Gómez-Reino
Noriega, Villares, Beiras, Yolanda Díaz, Paula Quinteiro y Gómez-Reino EUROPA PRESS - Archivo

Las partes del espacio político de En Marea que el pasado martes 31 de julio se sentaron por primera vez para constituir la llamada "mesa de la confluencia" dan por hecho que la dirección del partido instrumental que encabeza Luís Villares no se sumará a un órgano que nace con vocación de relanzar el proyecto rupturista.

A pesar de que en el documento aprobado en la primera reunión de la mesa -con presencia de representantes de Anova, EU, Podemos y las mareas de Santiago, Ferrol y A Coruña- se abre la puerta a "nuevas incorporaciones", fuentes consultadas por Europa Press descartan un cambio de opinión en la postura de la dirección orgánica de En Marea, que en su encuentro con Compostela Aberta (celebrado el pasado fin de semana) ya trasladaron que no participarán en un espacio que tachan de "mesa de notables".

El documento resalta la necesidad de fomentar el "diálogo" entre las partes que conforman el universo de En Marea con el objetivo de que aquellas sensibilidades que se distanciaron del funcionamiento del partido instrumental se "corresponsabilicen en la construcción de un espacio político gallego en común".

Así, tanto Podemos Galicia como Esquerda Unida han señalado en diferentes ocasiones que están en contra del modelo de partido instrumental. Sin embargo, fuentes presentes en la reunión del pasado martes han señalado que "nadie cuestionó" el modelo formal que tiene En Marea en la actualidad, si bien remarcan que es preciso revertir la situación actual, ya que entienden que la organización se ha convertido en un "partido vertical".

"La articulación orgánica del espacio no puede traducirse en la construcción de un partido vertical de corte clásico, es preciso fórmulas innovadoras y horizontales", reza el último punto del documento aprobado en la reunión constitutiva de la mesa.

EL MUNICIPALISMO: EL MODELO

La "mesa de la confluencia" subraya la "defensa del municipalismo y de las candidaturas de la unidad popular ya asentadas", al tiempo que reivindica que la configuración de las mareas municipalistas conforma "un ejemplo" de cómo puede articularse "la confluencia".

Así las cosas, llaman a "recuperar la pluralidad de la confluencia" sin caer en la "uniformidad". "Unidad no significa uniformidad, no son sinónimos, la pluralidad interna enriquece y vuelve más fuerte un proyecto político que tiene vocación de ser hegemónico", recoge el documento aprobado.

ANTÓN SÁNCHEZ

El diputado de En Marea y portavoz nacional de Anova, Antón Sánchez, también se ha referido este jueves a los primeros pasos de la "mesa de la confluencia" que, para Sánchez, nace con la voluntad de crear "canales de diálogo" y no para "convertirse en ningún órgano decisorio" al margen de la organización de En Marea.

Este es precisamente uno de los argumentos que esgrime la dirección para no sumarse a la propuesta de Compostela Aberta, ya que entienden que En Marea cuenta con "canales" en los que se puede ejercer el "diálogo" al que apela la proposición de la marea santiaguesa.

Para Sánchez, el "diálogo" y la "cooperación" es el camino para "solucionar las cosas en positivo", al tiempo que ha reivindicado que el "proceso" abierto "no va contra nadie" y que el modelo de "una persona, un voto" no se cuestiona.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.