CSIF ha reaccionado de esta manera en nota de prensa tras conocerse este jueves que el número de parados registrado en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) en Castilla-La Mancha al término del mes de julio se situó en 170.272, lo que supone un total de 2.818 desempleados menos respecto al mes anterior.

Entre los factores negativos, la central sindical ha señalado la precariedad que conlleva la contratación en estos meses de verano, alegando que el 91,4% de los contratos firmados en julio fueron temporales.

"Es más, este modelo de relación laboral aumentó un 4,4% y es que la cuestión estacional podría marcar la pauta", ha continuado, aunque ha advertido que este tipo de contratación es recurrente durante todo el año, provocando "un empleo precario e inestabilidad en la recuperación económica de las familias".

Para CSIF resulta imprescindible que el crecimiento económico "no se base en empleos de baja calidad", por lo que ha abogado por reformar el actual modelo laboral para "reducir los altos niveles de pobreza y desigualdad".

Consulta aquí más noticias de Toledo.