Una instantánea del corazón
Instantánea de un corazón, por la Asociación Española de Imagen Cardíaca. ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE IMAGEN CARDÍACA - Archivo

Investigadores del Hospital de Ottawa (Canadá) han creado una calculadora en línea que permite a las personas conocer su riesgo de padecer enfermedad cardíaca, a través del análisis de factores sociodemográficos, como la etnia o la educación, así como el estado de salud y el estilo de vida.

Utilizando un enfoque de Big data, los investigadores utilizaron datos recolectados rutinariamente de 104.219 residentes de Ontario y los vincularon con datos sobre hospitalizaciones y muertes. De esta forma, pudieron desarrollar esta calculadora que permite a las personas predecir con precisión el riesgo de hospitalización o muerte por enfermedad cardiovascular en los próximos cinco años.

Por ejemplo, si su riesgo es del 5%, significa que cinco de cada 100 personas como ellos experimentarán un evento cardiovascular grave en los próximos cinco años. La calculadora también proporciona la edad del corazón, una medida fácil de comprender de la salud del corazón.

Factores que considera

A diferencia de otras herramientas de predicción de riesgos, la herramienta de riesgo poblacional de enfermedades cardiovasculares considera muchos factores, como el estado sociodemográfico, influencias ambientales como la contaminación del aire, comportamientos de salud que van desde el tabaquismo hasta el consumo de alcohol y actividad física, condiciones de salud y más.

La lista incluye: años, hábito tabáquico, consumo de alcohol, dieta, actividad física, estrés, sentido de pertenencia al grupo, etnia, situación administrativa en el lugar, educación, nivel socioeconómico, diabetes e hipertensión.

"Los médicos controlan la presión arterial y los niveles de colesterol, pero no necesariamente preguntan sobre los factores del estilo de vida que podrían poner en riesgo a la persona de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Esperamos que esta herramienta pueda ayudar a las personas a llevar a cabo una vida sana y a reducir el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular", han zanjado los expertos.