Le tirotearon en las piernas, el cuello y la espalda cuando salía de su domicilio, en el populoso barrio del polígono de Carrús, en Elche. Afortunadamente ninguno de los disparos afectó a un órgano vital y pudo ser dado de alta horas más tarde del brutal ataque.

Los disparos no le han causado lesiones de tipo óseo, nervioso, arterial ni cardiovascular, según fuentes del Hospital de Elche. Los médicos que le han tratado han coincidido en que se trata de "casi un milagro" que este hombre no haya sufrido daños muy graves, por lo que creen que "se puede decir que ha vuelto a nacer".

Los hechos ocurrieron sobre las 07:35 horas en la calle Asunción Parreño García cuando la víctima, español y vecino de la ciudad, salía de su domicilio y se disponía a entrar en su coche.

Se refugió en una cafetería

En ese momento, el agresor se le acercó y le disparó con un arma del calibre 22 antes de que el herido se refugiara en una cafetería cercana para pedir auxilio.

Una de las primeras hipótesis apuntan a que se ha podido tratar de un ajuste de cuentas aunque la investigación del Cuerpo Nacional de la Policía no descarta otras posibilidades.

El tiroteo ha ocurrido en la zona oeste del barrio de Carrús, uno de los barrios más populosos de Elche y cuyos vecinos son, principalmente, de la clase trabajadora, entre ellos un importante grupo de inmigrante.