La oficina de La Caixa situada en la confluencia de la Ronda de Sant Pere y la calle Girona, en L'Eixample de Barcelona, cuenta desde hace cuatro meses con un empleado chino debido a la expansión del llamado Chinatown barcelonés.

El 10% de los clientes de esta oficina son chinos y necesitaban a alguien que hablara su idioma
"Hemos agilizado el trabajo. Necesitábamos a alguien que conociera la lengua china para comunicarnos mejor con los clientes de este país", comenta a 20 minutos el director de la sucursal, Gregorio Nieto, quien aclaró que este no es el primer empleado de origen chino que trabaja en una oficina de La Caixa en Barcelona.

Cerca del 10% de los clientes de esta sucursal son de nacionalidad china y por este motivo la entidad bancaria está madurando la idea de crear un Centro de Atención Integral para los ciudadanos chinos que viven en Barcelona.

El comercio chino instalado en la calle Trafalgar, cerca del Arco del Triunfo, va en aumento y ya ha ampliado sus límite por el distrito de L'Eixample, ofreciendo más servicios.

Ya no son sólo tiendas de venta de ropa al por mayor sino que también se han abierto tiendas de víveres con productos importados de China e incluso en el barrio del Bon Pastor han abierto una gran superficie de dos plantas con tiendas de ropa, zapatos, complementos y DVD.