Más CO2 en la atmósfera
El vapor de agua emana de varias chimeneas en una planta de Boxberg (Alemania). Filip Singer / EFE

El cambio climático sigue siendo uno de los grandes temas a tratar dentro de lo que conocemos como globalización. También lo será en el futuro. ¿Tan preocupante es la situación? Parece que sí.  

La cantidad de gases de efecto invernadero liberados en la atmósfera de la Tierra durante el año 2017 alcanzó máximos históricos, según el Informe Anual del Estado del Clima, emitido por el Gobierno de Estados Unidos y publicado este miércoles. 

La concentración media mundial de dióxido de carbono en la superficie de la Tierra en 2017 fue de 405 partes por millón (ppm), es decir, 2,2 ppm más que las registradas en 2016.

El estudio indica que esta concentración de gases fue la más alta en los registros modernos de medición atmosférica.

Por países

Así, de acuerdo al informe, España, Argentina, Uruguay y Bulgaria experimentaron temperaturas récord anuales, mientras que México "batió su récord anual por cuarto año consecutivo".

En España se registró además "la primavera más cálida" y 2017 fue el segundo año más seco desde 1965, lo que provocó una temporada de incendios "inusualmente larga", principalmente en el noroeste.

El Informe Anual del Estado del Clima, elaborado por más de 450 científicos de más de 60 países en coordinación con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés), describe el empeoramiento de las condiciones climáticas en todo el mundo en 2017, cuando el presidente de EE UU, Donald Trump, se retiró del acuerdo sobre el clima de París.

Incidencia de Trump

EE UU es el segundo mayor contaminante del mundo después de China, pero se ha retirado de sus compromisos medioambientales bajo el Gobierno de Trump, quien ha llegado a manifestar que el cambio climático es "un cuento chino".

En general, en el mundo "los diez años más cálidos registrados han ocurrido desde 1998, y los cuatro años más cálidos desde 2014", alerta el texto.

Los datos que arroja el estudio sobre la situación del Ártico no son tampoco alentadores: Un calor sin precedentes envolvió el Ártico, ya que la temperatura de la superficie terrestre durante 2017 fue 1,6 grados centígrados superior al promedio registrado entre 1981 y 2010.