Aquarius
Ocupantes del Aquarius siendo trasladados. Kenny Karpov / SOS Mediterranee

Un total de 608 de los 629 inmigrantes del Aquarius han solicitado el asilo hasta este miércoles, fecha en el que expira el permiso de estancia de 45 días que el Gobierno les otorgó por razones humanitarias, mientras que para 15 se iniciarán los trámites para su expulsión en aplicación del régimen general de extranjería.

Los seis restantes que no han solicitado ninguna protección son menores extranjeros no acompañados (MENA) que, bajo la tutela de las comunidades autónomas, siguen otro procedimiento diferente al de los adultos.

A bordo del Aquarius llegaron también a Valencia el pasado 17 de junio otros 71 menas aunque, según han explicado fuentes del Ministerio del Interior, existen dudas sobre la edad de cinco; de ellos, dos están pendientes de recibir el decreto de la Fiscalía sobre su mayoría de edad y los otros tres que ya lo tienen lo van a recurrir.

Las fuentes consultadas no han precisado cuántas de las solicitudes de asilo han sido aceptadas y cuántas denegadas, aunque la ley establece un plazo de un mes para que los demandantes reciban una respuesta en este sentido. Tras ello, se abre un periodo de otros seis meses para que conozcan definitivamente el resultado de su petición.

Un "colapso", pero con garantías

No obstante, las fuentes de Interior recuerdan el "colapso" que padece la Oficina de Asilo y Refugio (OAR).

De hecho, el propio ministro Fernando Grande-Marlaska subrayó en su primera comparecencia en el Congreso a principios de julio que está "en una situación lamentable", tanto de recursos humanos como tecnológicos para atender las solicitudes pendientes por los crecimientos que se están produciendo en los dos últimos años.

En todo caso, los 608 inmigrantes que han expresado su deseo de ser protegidos tienen garantizada su permanencia en España hasta que se resuelva su petición, salvo reclamación de otro país de la UE o de un Tribunal Penal Internacional.

Para aquellos cuya resolución sea positiva, se abrirá un periodo de integración de entre 6 y 18 meses en el que permanecerán acompañados por una ONG.

Mientras, la autorización de estancia legal de los que tengan una resolución desfavorable o no hayan reclamado asilo expira, por lo que la Policía Nacional podrá iniciar los trámites para expulsión contemplados en la Ley de Extranjería. En algunas ocasiones, estos inmigrantes son ingresados en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) hasta que son deportados.

De los inmigrantes del Aquarius, 486 están protegidos por el sistema estatal de acogida, aunque el resto goza del mismo régimen de libre movimiento que los demás.

La mayoría de estas personas acogidas están en centros de la Comunidad Valenciana, donde permanecen un total de 169; 75 lo están en Andalucía, 26 en Murcia, 22 en Aragón, 19 en Madrid y otras tantas en Navarra, 16 en Baleares, 15 en Cataluña, 14 en Castilla y León, 10 en Galicia y otras 10 en el País Vasco, 6 en Extremadura, 5 en Cantabria y 2 en Castilla-La Mancha.

Además, 78 ya han sido trasladados a Francia, y otros dos lo serán una vez reciban el alta hospitalaria.