Descargas 544
Descargas. SEAN FUTURE
¿Dónde termina el derecho a la intimidad y dónde comienza el de la propiedad? La línea es además muy delgada si el peliagudo asunto de las
descargas de música por internet es el que se trata. Hoy, el Tribunal de Justicia de Bruselas ha dictaminado que no es obligatorio dar a conocer la identidad de aquellos que utilizan el P2P.

Promusicae cree que algunos usuarios practican la "competencia desleal"
Varios países como Francia ya han pedido ayuda a los distintos proveedores de la Red para atajar ese tráfico de música que no pueden controlar. Promusicae, la asociación de productores y editores de música de España, quiso hacer lo mismo con Telefónica , a quien le pidió datos sobre usuarios que ejercían, según sus palabras, la "competencia desleal".

Estas personas, según Promusicae, ofrecían archivos a través de KazaA, un programa de intercambio -hay muchos de ellos en internet- "cuyos de derechos de explotación corresponden a la asociación". La compañía alegó que sólo podía facilitar esos datos si estaban enmarcados en una investigación criminal, de seguridad pública o defensa nacional.

Sin vulnerar derechos fundamentales

Ahora, Europa ha intentado dirimir el conflicto, aunque no sin pasarle de algún modo la pelota al poder judicial de nuestro país, ya que recuerda que existen unas directivas comunitarias que deben interpretarse, eso sí, con un sentido de la proporcionalidad y en ningún caso vulnerando derechos fundamentales.

Es decir, sí podrían pedirse, si llegara el caso, los datos de un internauta durante un procedimiento civil, según explica la legislación sobre privacidad y comunicaciones electrónicas. Y, de hecho, hay excepciones que contemplan esta medida cuando el individuo en cuestión atente contra los derechos o libertades de otros.

El deber de informar podría imponerse

Pero no existe, de momento, una obligación al respecto, y así se lo ha hecho saber el Tribunal de Justicia al juzgado de lo Mercantil de Madrid que le hizo la consulta. Los Gobiernos no están obligados, pero podrían imponer ese deber. Este matiz es lo que ha hecho, en cualquier caso, que Promusicae vea como una "buena noticia" el fallo.

Será ahora un juez nacional el que deba establecer si en el caso concreto de Promusicae y Telefónica, la empresa proveedora deba o no facilitar lo que la entidad de derechos persigue. Por otra parte, la industria  ya está buscando alternativas que compensen las descargas gratuitas, por ejemplo, financiándolas con publicidad.