Aviones de Ryanair
Imagen de archivo de aviones de la aerolínea de bajo coste Ryanair.  RYANAIR

Los pilotos de la aerolínea de bajo coste Ryanair en Suecia irán a la huelga el próximo 10 de agosto como medida de presión sobre la negociación de sus condiciones contractuales, informó este miércoles la Asociación Sueca de Pilotos (SPF).

La protesta se suma a la oleada de paros laborales que está sufriendo esta compañía aérea por parte de distintos sectores de trabajadores en la negociación colectiva en diferentes países europeos como España, Italia e Irlanda, y los que podrían consumarse próximamente en Alemania y Holanda.

"No se han acordado convenios colectivos en ningún lugar de Europa", lamentó en un comunicado la SPF, que lamentó las "relaciones hostiles" que Ryanair mantiene con sus empleados, con los que llega a "la intimidación y las amenazas".

El presidente de la SPF, Martin Lindgren, se mostró esperanzado de que tras el anuncio Ryanair se avenga a negociar. "En caso de que (la huelga) no tenga ningún efecto, consideraremos más acciones", ha advertido.

La medida afecta a unos 40 pilotos de Ryanair, aproximadamente el 80% de los contratados por la aerolínea en ese país. No obstante, el momento es difícil de evaluar el efecto real que la huelga puede tener en el tráfico aéreo y los pasajeros.

El sindicato belga también se suma

La federación sindical belga CNE convocó este miércoles una huelga de pilotos para el próximo 10 de agosto y llamó a los aviadores de Ryanair a respaldar el paro, en protesta por las condiciones laborales de los empleados de la compañía irlandesa.

La llamada a la huelga belga se suma así a los paros convocados para el próximo 10 de agosto en varios países europeos, entre ellos España, y se produce después de los paros de tripulación de cabina de los pasados 25 y 26 de julio en Irlanda, Portugal, Italia, España y Bélgica.

"Desde entonces, Ryanair ha llevado a cabo una campaña de intimidación hacia ciertos miembros de la tripulación que participaron en esas acciones", indicó la CNE en un comunicado. El sindicato añadió que esas prácticas son "inaceptables" pues van "en contra del derecho a la huelga, que es un derecho fundamental garantizado por todas las convenciones internacionales".

El responsable sindical belga Didier Lebbe comentó que el paro "es el resultado de la actitud de Ryanair" y si bien no descartó que los trabajadores y la empresa aún puedan negociar y llegar a un acuerdo que permita desconvocar la huelga en plena temporada alta de verano en Europa, no se mostró muy optimista. "Vamos a ver. No es su especialidad", ironizó el Lebbe, cuyo sindicato reclama a Ryanair que anule las deslocalizaciones y despidos programados en Dublín, sede de la empresa, la retirada de "las amenazas al personal", la aplicación de "las legislaciones nacionales" y la instauración de un "verdadero diálogo social".