Marihuana
Imagen de una planta de marihuana. GTRES

La fiscalía federal de Manhattan dejará de perseguir a partir de este miércoles los casos de posesión o consumo de marihuana, con lo que espera reducir en un 96% los casos de procesamiento por esta causa.

En un comunicado remitido este martes, el fiscal del distrito de Manhattan, Cyrus Vance, ha defendido que su despacho busca que el sistema de justicia sea "más equitativo y justo", pero ha advertido que "la criminalización innecesaria de la marihuana frustra esta misión".

Vance ha apuntado que su investigación "no ha encontrado razones de seguridad pública para el arresto y enjuiciamiento del consumo de marihuana, y ninguna justificación moral para las disparidades raciales intolerables que subyacen" en estos procedimientos.

Según cifras de ese despacho, en Manhattan se procesan aproximadamente 5.000 casos por posesión o consumo de marihuana cada año y se espera que con la nueva política se reduzcan a menos de 200 anuales.

Además, el fiscal instó a los legisladores de Nueva York a legalizar y regularizar la marihuana "de una vez por todas".

Excepciones

La nueva política de la fiscalía de Manhattan prevé dos excepciones, como son los casos contra vendedores, que abarcan la venta o posesión de grandes cantidades de marihuana empaquetada de forma individual para su comercialización, o que exista una "amenaza de seguridad pública demostrada".

Antecedentes

Desde 2012, según la información, Vance ha abogado abiertamente por la despenalización legal de la posesión de marihuana y en 2017 emitió políticas más indulgentes frente a su consumo, entre ellos el aplazamiento en la contemplación de despido de las personas acusadas de fumar en público.

El pasado 21 de abril, en coincidencia con la celebración del Día de la Marihuana en Estados Unidos, la empresa californiana MedMen inauguró un escaparate en la Quinta Avenida de Nueva York, con el que se busca impulsar el debate sobre la legalización.

MedMen solo vende en ese local a pacientes con receta y registrados en un programa estatal, y ofrece una cantidad muy limitada de productos como cápsulas y vaporizadores.

Más recientemente, el pasado 19 de julio entró en vigor en Jersey City, la segunda ciudad más grande del estado de Nueva Jersey (EE.UU), la despenalización del consumo de marihuana, cuya posesión es considerada un delito menor que no supone un registro criminal.