Mazo de juez
Imagen de un mazo de juez. ARCHIVO

La Sección Tercera de la Audiencia de Alicante ha condenado a ocho años de cárcel a un hombre por abusar sexualmente de su nieta, de 12 años, en la localidad alicantina de San Vicente del Raspeig.

Además, no podrá aproximarse ni comunicarse con la víctima durante 10 años y deberá indemnizarla con 20.000 euros por los daños morales causados.

Los hechos ocurrieron el 11 de agosto de 2014, cuando toda la familia se encontraba reunida pasando unos días en una casa de campo propiedad del padre del acusado, en una partida rural a las afueras de Alicante.

El procesado, identificado como C.P.M., se marchó con la menor tras pedir permiso a su madre a su propio domicilio, en el casco urbano de San Vicente del Raspeig. Una vez en su casa, la desnudó, besó, acarició y mantuvo relaciones sexuales completas con la niña sin usar preservativo.

Los forenses que examinaron a la niña descubrieron que tenía roto el himen y padecía un cuadro de estrés, ansiedad y depresión.

Los magistrados otorgan total credibilidad al testimonio de la niña, que incluso llegó a revelar a una forense un segundo episodio de abuso sexual que no conocían sus padres y que había ocultado "por vergüenza".



Consulta aquí más noticias de Alicante.