Especial Másteres
Los perfiles STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematic), estarán presentes en todo tipo de sectores. GTRES

Aunque lo ideal fuese que todo aquel que estudiase un máster tuviese el mismo número de oportunidades de encontrar trabajo, la realidad no es así. La demanda laboral va cambiando en función de las necesidades sociales, por eso hay algunas profesiones emergentes llenas de huecos profesionales que rellenar mientras que otras ya no tienen puestos libres para tantos demandantes.

"Para saber el valor que tiene un máster hay que hacer un análisis desde distintos puntos de vista. Obviamente, el prestigio del centro donde se ha cursado es un aspecto a valorar. Los contenidos de los módulos, la calidad de los docentes que lo han impartido, la forma en la que se ha complementado —ya sea online o presencial— o la duración son otros factores que afectan. Hay que hacer un análisis global de la formación de posgrado para darle mayor o menor valor", indica Antonio Aranda, portavoz de la empresa de servicios globales de Recursos Humanos y empleo Randstad.

No obstante, estudiar un máster es una buena opción si quieres aumentar las oportunidades de encontrar trabajo. Más del 50% de los alumnos que lo cursan obtienen su primer empleo antes de los seis meses. Por rama de conocimiento, destaca la elevada proporción de quienes consiguieron el empleo antes de finalizar el máster en el caso de Ingeniería y Arquitectura (53%). En Ciencias esta proporción es mucho menor (32,75%), aunque los porcentajes de quienes obtienen el primer empleo antes de los tres meses y entre tres y seis meses son bastante mayores que en otras ramas, según el  Barómetro de empleabilidad y empleo universitarios. Edición máster, 2017.

"La demanda de másteres por parte de las empresas ha aumentado mucho durante los últimos años. Durante la crisis, cuando encontrar trabajo era más complicado, poseer un título de máster distinguía a unos candidatos de otros", prosigue Aranda.

El último estudio de ManpowerGroup, Solucionar la Escasez de Talento (Crear, Atraer, Compartir y Transformar), expone cuáles son los 10 perfiles más demandados en el mundo. Los perfiles más difíciles de encontrar en los últimos diez años han sido los siguientes en orden: oficios manuales cualificados (electricistas, soldadores y mecánicos), representantes comerciales, ingenieros, conductores, técnicos, tecnología de la información (ciberseguridad, administradores de redes...), contabilidad y finanzas, profesionales (jefes de proyectos, abogados, investigadores), soporte administrativo y fabricación (operadores de producción y maquinaria).

Perfiles STEM

La mayoría de estos diez perfiles no requieren formación técnica superior y no siempre exigen un grado universitario, pero los expertos en big data, ciberseguridad o robótica sí, y son los empleos del presente y del futuro. Se conocen como perfiles STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematic), y estarán presentes en todo tipo de sectores.

Randstad pronosticó que los perfiles más demandados en el 2018 serían los de ingenieros, perfiles IT y responsables de área con experiencia en ventas y retail.

"Los másteres en digitalización se han incorporado en la educación y están siendo tremendamente demandados por muchas compañías que quieren incorporar a profesionales bien en el área de ventas, de ingeniería, de finanzas o de arquitectura", señala el portavoz.

Entre los requisitos indispensables para tener un puesto de responsabilidad en estos perfiles se encuentran "tener entre tres y cinco años de experiencia profesional, formación en ingeniería industrial o grado y especialización posterior". Otras de las condiciones esenciales para las empresas es que el candidato domine el inglés y, si es posible, tenga disponibilidad para viajar.

Expertos en negocio y marketing

Aunque no solo la tecnología y la ingeniería son garantía de éxito en el mundo laboral, según un listado elaborado por el portal Universia sobre las profesiones más demandadas en 2018. Los expertos en negocio y en marketing también tienen (y van a tener) bastantes oportunidades de trabajo. Algunas de las profesiones que figuran en el listado son ingeniero informático, comercial digital, ingeniero industrial, especialista en punto de venta, account manager, big data, project leader, e-commercebrand manager, comercial para nuevos mercados, médico de farmacovigilancia, SEM analytics web designer, analista de datos, etc.

Sanidad

No obstante, hay otras profesiones que a lo largo de la historia siempre han sido necesarias y su demanda siempre ha estado a la alza. En el área de sanidad, Medicina, Farmacia y Enfermería son las que más salidas dan. La tasa de paro en Medicina es tan solo del 1%. En Farmacia y Enfermería cuentan con un 6,4 y 8,1% respectivamente. Además, según la Organización Mundial de la Salud, América Latina y el Caribe son mercados emergentes con un déficit de este tipo de profesionales, por lo que se prevé una demanda a corto y medio plazo.

Tampoco hay que olvidarse del poder que tienen las modas para generar empleo. Es el caso del estilo de vida saludable que ha irrumpido repentinemente en la sociedad. Según Randstad, el empleo vinculado al deporte creció un 23% desde 2011 a 2017, ascendiendo desde los 150.000 profesionales hasta los 184.000.