Fumar
Dos jóvenes fumando. GTRES

 Todas las viviendas subsidiadas por el Gobierno en Estados Unidos deberán implementar a partir de este martes una política antitabaco, informó el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, en inglés).

La regla prohíbe el consumo de tabaco en unidades de vivienda pública, sus áreas comunes y en edificios administrativos de oficinas en todo el país.

La política también se extiende a todas las zonas al aire libre a 7,5 metros de distancia de dichas residencias y edificios administrativos.

Según datos del HUD, las autoridades de Vivienda ahorrarán hasta 38 millones de dólares al año en mantenimiento y reducirán el riesgo de incendio valorado en otros 38 millones de dólares.

De acuerdo con un estudio de 2014 del Centro para el Control de Enfermedades (CDC, en inglés), la política antitabaco ahorrará aproximadamente 497 millones de dólares al año en costes relacionados con la atención médica y la vivienda.

La prohibición no conlleva multas, pero las autoridades dicen que los infractores reincidentes serán castigados.