Guillermo Fernández Bueno, el peligroso asesino y violador que se fugó de la cárcel de El Dueso (Cantabria) la pasada semana, ha sido arrestado por agentes de la Policía Nacional en Senegal.

Sobre él pesaba una orden de busca y captura internacional tras fugarse de la prisión aprovechando un permiso penitenciario. Fernández Bueno tenía que haber regresado a la cárcel de El Dueso el pasado domingo 22 de julio, pero nunca lo hizo.

Agentes de la Policía Nacional destinados a Dakar lo han capturado, en colaboración con la Policía de Senegal, junto a su pareja, una educadora social a la que conoció en prisión hace años.

Al parecer, la Policía Nacional ya había detectado la presencia de este asesino fugado en Marruecos y desde allí pasó a Mauritania antes de ingresar en Senegal con un pasaporte falso.