Más de un millón de personas, según los organizadores, secundaron la manifestación de 2018.
Más de un millón de personas, según los organizadores, secundaron la manifestación de 2018. Víctor Lerena / EFE

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado por vía judicial al Ayuntamiento de Madrid por "quebrantar sistemáticamente los derechos fundamentales y laborales" del personal de Policía Municipal con motivo de la celebración del Orgullo y del festival Mad Cool.

Según ha informado el sindicato en un comunicado, CSIF Madrid ha interpuesto en los últimos días una denuncia ante los juzgados de instrucción de Plaza de Castilla por un delito de coacciones, otro contra los derechos de los trabajadores y otro de prevaricación contra la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, el concejal delegado del Área de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, y el director de la Policía Municipal de la capital, Andrés Serrano.

Del mismo modo, CSIF ha presentado escritos ante el Defensor del Pueblo y la Inspección de Trabajo en los que ha afirmado que existen "continuos abusos de la Corporación con su Policía Municipal".

Además, han expresado que se han vulnerando los derechos laborales y personales de los policías municipales y se les coaccionado "de manera sistemática con el principio de la obediencia debida como medio de subsanar la falta de previsión y gestión de los responsables".

Intercambio de demandas

Esta decisión llega solo semanas después de que el Consistorio abriera una investigación y decidiera demandar a 222 agentes que se quedaron de baja médica durante el Orgullo.

El equipo de Manuela Carmena entendió que se trataba de una medida de presión y que ponía en juego "la seguridad de los ciudadanos", tal como dijo el responsable del área, Javier Barbero.

Consulta aquí más noticias de Madrid.