Huelga de taxis en Barcelona
Huelga de taxis en Barcelona. GTRESONLINE

Barcelona se convirtió el pasado mes de julio de 2018, y este mes de enero de 2019, en uno de los puntos más candentes de la polémica huelga del taxi contra los VTC. Otras ciudades como Madrid, Zaragoza o Valencia han secundado en diferentes momentos esta protesta, promovida en la Ciudad Condal y liderada por un claro protagonista: Tito Álvarez.

Él es el portavoz del sindicato Élite Taxi y uno de los rostros más famosos de la encarnizada lucha que este sector mantiene contra los vehículos de alquiler con conductor.

Álvarez es uno de los principales encargados de mantener en pie la movilización. Altavoz en mano, lanza agresivos y contundentes mensajes a las instituciones. Advertencias como "O nos dan lo que vamos a buscar o nos levantamos y montamos la de Dios", que rápidamente obtienen la aprobación de sus seguidores.

La principal reivindicación de los taxistas radica en que existan "cambios normativos en la ley y el reglamento de transportes", además del "transporte de competencias a las comunidades autónomas". En sus discursos, Álvarez tacha de "cucarachas" a las licencias VTC y resta importancia a los violentos incidentes con los vehículos de Uber o Cabify. "En todas las huelgas sucede, como en la de los mineros, es lo habitual", alega el taxista.

Álvarez es conductor de un taxi de Barcelona desde hace tan solo cuatro años pero ello no le ha impedido ser, hasta este miércoles, el líder indiscutible de los taxistas de la capital catalana. Entre sus oficios anteriores figuran el de soldador, mensajero, camarero en un bar del barrio del Congreso de Barcelona y gruísta en una empresa de transportes que quebró en 2014. Desde entonces, conduce un taxi sin licencia propia.

En los últimos meses había dejado el volante para dedicarse en exclusiva al activismo sindical forzado por otras circunstancias más allá de las reivindaciones del sector: en octubre de 2017 se quedó sin puntos en el carnet de conducir. Le retiraron siete por participar en una marcha lenta y otros dos por bloquear la calle en el Port Olímpic.

Además es rockero y conduce un programa de radio semanal llamado El avispero. Ha tenido hasta 14 juicios de los que ha salido absuelto y los Mossos d'Esquadra le reclaman 30.500 euros por no avisar de una movilización con antelación. También se le acusa de tener lazos con los Boixos Nois, los seguidores radicales del Barça.

Élite Taxi nació justo antes de que Uber y Cabify se establecieran en Barcelona para protestar contra las comisiones que pactaban los hoteles y las emisoras de taxi. Pero pronto se volcaron contra las dos plataformas de alquiler con conductor a las que les pusieron el apodo de "piratas". Y han llegado a desbancar a los sindicatos tradicionales en la mesa del taxi del Área Metropolitana de Barcelona (AMB).