El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, habló este domingo del "efecto llamada" causado por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con su "visita" al Aquarius, al mismo tiempo que rechazó la "demagogia" para hablar de inmigración y aseguró que "no es posible papeles para todos".

En su intervención ante la Junta Provincial del PP de Ávila, ya que Casado es diputado por esta circunscripción, el nuevo presidente del PP sostuvo que en materia de inmigración "no cabe la demagogia" y que a los miembros de su formación también les "desgarra ver esas imágenes".

Sin embargo, dijo que su partido no puede ser "populista" y que lo que los españoles buscan es "un partido que diga claramente que no es posible papeles para todos" y que "no es posible que España pueda absorber a millones de africanos que vengan a buscar un futuro mejor en Europa".

"Y como no es posible, tenemos que empezar a decirlo, aunque sea políticamente incorrecto", argumentó el líder del PP, quien vinculó la situación actual de la inmigración con el "efecto llamada con la visita del presidente del Gobierno al barco Aquarius".

En este sentido, aseguró que "mientras Sánchez estaba en Valencia recibiendo a un barco, en Almería y en Algeciras estaban llegando 1.500 inmigrantes".

"Hay un millón de inmigrantes esperando en las costas libias que están planteándose una nueva ruta a través de España", dijo el presidente del PP, quien se refirió a "estudios de ONG que dicen que hay 50 millones de inmigrantes africanos que están recabando dinero para poder hacer estas rutas en las que las mafias les cobran de 2.000 a 4.000 euros dejándoles en ataúdes flotantes".

Ante esta situación, comentó que el PP ofrece "fortaleza" para "defender" a las fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Visitará Ceuta y Algeciras

Pablo Casado anunció que visitará Ceuta y Algeciras para "abrazar a la Guardia Civil y a la Policía Nacional" y "darles las gracias porque están defendiendo las fronteras" de España, así como los "derechos y libertades" de los españoles.

Igualmente, defendió la necesidad de la "cooperación internacional, para que la frontera sur de Europa se vea como una política conjunta de la unión de forma eficaz y una cooperación con los países de origen", con el objetivo de que "esos inmigrantes no sean extorsionados y no se arriesguen a perder la vida en el mar".

"Con esa política se pudieron acoger 6 millones de inmigrantes sin ningún problema ni de seguridad ni de convivencia, pero cada vez que viene el PSOE para hacerse una foto con un barco de inmigrantes, expone a la Policía y a la Guardia Civil a agresiones y a los inmigrantes a la extorsión de las mafias y a los españoles a una imposibilidad de afrontar un estado de bienestar", apuntó.