Evacuación en el aeropuerto de Frankfurt
Pasajeros esperando sus vuelos en el aeropuerto de Múnich después de que una mujer se saltase los controles de seguridad. Boris Roessler / EFE

El caos generado por una mujer que se saltó el pasado sábado los controles de seguridad del aeropuerto de Múnich, el segundo más grande de Alemania, se ha sentido este domingo en toda su magnitud, con la cancelación de casi 330 vuelos en las últimas 24 horas que ha afectado a más de 32.000 pasajeros al comienzo de sus vacaciones de verano.

Unas 700 personas han tenido que pasar la noche en camas de campaña en el aeropuerto y varios centenares han acabado alojadas en hoteles. Asimismo tuvieron que ser reprogramados los vuelos de por lo menos unos 2.000 pasajeros, obligados a armarse de paciencia.

Según ha señalado el departamento de comunicación del aeorpuerto, los más afectados han sido los clientes de Lufthansa y sus líneas asociadas. La compañía alemana no ha facilitado detalles sobre la dimensión del problema ni de los perjuicios causados.

Tampoco se han facilitado muchos detalles del incidente de este sábado, que obligó a la evacuación de dos terminales después de que una mujer desobedeciese la orden del personal de seguridad de abrir su bolso y desapareciera en dirección a las puertas de embarque. La búsqueda de la mujer forzó el cierre durante siete horas de los vuelos.

Fue encontrada horas después y de ella solo se sabe que tiene 40 años y que no fue detenida. No quiso dar detalles sobre su identidad ni sobre las sanciones que puede enfrentar.

El caos en el aeropuerto se produjo en el primer día de vacaciones escolares estivales en Baviera. El aeropuerto de Múnich es el mayor de la región y el segundo de Alemania, después del aeropuerto de Fráncfort. En las próximas seis semanas se calcula que pasarán por él unos 6,5 millones de pasajeros.