La DPH descubre la vida y el trabajo de fray Manuel Bayeu en una exposición

  • La Diputación Provincial de Huesca (DPH) ha inaugurado en su sala de exposiciones en la capital altoaragonesa una muestra dedicada a fray Manuel Bayeu. De esta forma, salen a la luz los aspectos relevantes de la vida del artista, pero también las costumbres y mentalidad de la sociedad española de la época del siglo XVIII.
Inauguración de la exposición de Fray Manuel Bayeu.
Inauguración de la exposición de Fray Manuel Bayeu.
DPH

Hasta noviembre pueden contemplarse en la DPH más de un centenar de piezas que proceden de una treintena de entidades. Entre estas se encuentran el Museo del Prado, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la Biblioteca Nacional y muchos coleccionistas y entidades aragonesas.

El punto de partida de este proyecto es la recuperación de la Cartuja de las Fuentes. Es allí donde Bayeu, uno de los pintores más prolíficos del siglo XVIII, desarrolló su vocación pictórica con elementos propios de la tradición barroca, llevada a su máxima expresión con el colorido, la energía que transmiten los personajes pintados o sus expresiones.

En la exposición de la DPH queda patente su fecundidad creativa que también llegó al Aula Dei en Zaragoza, Scala Dei en Tarragona y Valldemosa en Mallorca, así como a catedrales como la de Jaca y Huesca, diversas iglesias y encargos particulares, además de sus andanzas por Fonz o el monasterio de Sijena.

Entre las obras que acoge la muestra destaca una imagen de la virgen con el niño Santo Domingo de Guzmán que durante décadas ha estado guardada en el Museo de Zaragoza.

VISIÓN POLIÉDRICA

El panorama pictórico de la exposición, en el que hay incluso algunos autorretratos, se enriquece con diversos grabados, documentos, fotografías, bocetos y otros objetos. Entre estos últimos, destacan doce cartas de su puño y letra que envió a un rico comerciante.

Se trata de la selección de un epistolario que conserva el Museo del Prado y revela multitud de datos y anécdotas que constituyen una de las principales fuentes documentales para trazar la biografía del cartujo.

Lejos de ser un monje retirado del mundo, Manuel Bayeu, hermano del célebre pintor de cámara Francisco Bayeu y cuñado de Francisco de Goya, vivió plenamente todo lo que acontecía en su época, manteniendo un contacto directo y permanente con algunos de los personajes más renombrados de la Ilustración española, como la amistad que traba con Jovellanos.

HIJO DE ARTESANO

Manuel Bayeu, hijo de un sencillo artesano, nació en Zaragoza en 1740. Su hermano mayor era Francisco Bayeu, con el tiempo uno de los más prestigiosos pintores de la corte, y Ramón, de menor edad, también alcanzó notable reconocimiento.

Todos ellos iniciaron su formación en la órbita de José Luzán, pero fue más relevante para ellos la influencia de Francisco Bayeu, algo mayor que los demás y muy imbuido a su vez del estilo del italiano Corrado Giaquinto.

Era la época del barroco tardío, dominada primero por el gusto rococó y luego por un progresivo clasicismo. A pesar de su relativo aislamiento en la cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, Manuel recibía obras de Francisco que apreciaba mucho, también de Ramón y de Goya, incluidos algunos grabados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento