Juana Rivas ha sido condenada a cinco años de prisión por la sustracción de sus hijos. Lo que en un primer momento era un caso de violencia de género y ponía el foco sobre Francesco Arcuri, la expareja de la madre, ha dado ahora un giro de 180 grados.

Se conocen en 2004 y en 2009 ya es condenado por maltrato

El 'caso Juana Rivas' comenzó en mayo de 2016, pero la pareja se conoció en 2004. Se trasladaron a Granada y solo cinco años después, en 2009, Francesco Arcuri ya es condenado por maltrato. Según la sentencia, Juana Rivas fue golpeada "repetidamente" hasta el punto de necesitar asistencia médica. Él fue condenado a tres meses de prisión y se le impuso una orden de alejamiento.

Juana se va de Italia y comunica que no volverá

El padre aceptó la condena para poder ver a su hijo, pero al poco tiempo la pareja vuelve y se traslada con su hijo a Italia. En mayo de 2016, Rivas decide viajar a Granada acompañada de sus de hijos de 12 y 4 años.  La mujer sale de Italia con un billete de vuelta que no utilizaría. En julio interpuso una denuncia por "malos tratos físicos y psicológicos habituales" y en agosto comunicó a su expareja que no volvería.

La denuncia por maltrato no avanza, la de sustración de menores sí

El padre de los dos niños no se queda de brazos cruzados y presenta una denuncia por sustracción internacional de menores. La denuncia que ella presentó por maltrato no avanzó, pero la de sustracción de menores comenzó a hacerlo a pasos agigantados.

En diciembre de 2016 ya se emite el primer auto que obliga a Juana Rivas a entregar a sus hijos. Ella apela, pero la Audiencia de Granada no la respalda y ratifica que debe entregar los niños a su expareja. Ninguna de las sentencias había emitido un fecha concreta de entrega hasta que un auto establece que el 26 de julio de 2017 Rivas tendría que devolver a sus hijos.

Se niega a entregar a sus hijos y desaparece

La noche de antes Rivas desaparece con sus dos hijos. El caso incendia los medios y las calles con el grito de '¡Juana está en mi casa!". En agosto decide entregar sus hijos a Arcuri, que no tarda en volver a Italia donde actualmente se encuentra con los dos menores.

Desde entonces hasta ahora el caso se ha debatido entre abogados, asesores, psicólogos y citaciones judiciales. En la última cita el abogado de Juana Rivas no se persono por baja médica y su segundo letrado manifestó al juez que no conocía el caso lo suficiente como para ejercer la defensa.

Condenada a cinco años de prisión

Este viernes se ha conocido que el Juzgado de lo Penal 1 de Granada ha condenado a la madre a cinco años de prisión, seis años de inhabilitación para el cuidado de los pequeños y una indemnización de 30.000 euros.