Según ha indicado el consejo en una nota, varios de sus miembros se han ofrecido "a nivel personal y en representación de todo el colectivo" para hacer "lo más agradable posible" la estancia en la ciudad de Córdoba de estas personas "que han cruzado el estrecho jugándose la vida".

Para el Consejo de Distrito Poniente Sur es "una obligación colectiva, de toda la comunidad autónoma andaluza, de toda España y de toda la Unión Europea (UE) dar un tratamiento digno a aquellas personas inmigrantes que alcanzan nuestras costas, que son personas libres que huyen de la guerra, la pobreza, el hambre, la violencia de género o la discriminación, y que hacen un duro y peligroso viaje, donde las mafias campan por sus respetos".

Para la ciudadanía del distrito, "Córdoba debe ser espacio de refugio, y el distrito Poniente Sur, también". Las incomodidades que puedan generarse por el uso del Palacio de Deportes "no son relevantes comparándolas con el beneficio" que se produce a estas personas "que llegan sin conocer el idioma, con hambre y sed, con heridas en su cuerpo y en su alma, y que merecen ser tratados con la máxima dignidad".

Por todo ello, el Consejo de Distrito Poniente Sur se muestra "dispuesto a mantener esta colaboración con las personas inmigrantes que acaben quedando en nuestra ciudad, ayudando a la máxima integración posible" y está "convencido" de que todo el movimiento ciudadano "se mostrará con la misma disposición" a seguir haciendo de Córdoba "un refugio solidario y defensor de los derechos humanos".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.