Por ello, el SAB entregará a sus familiares una placa conmemorativa y leerá un escrito relacionado con dicho suceso. El secretario general del SAB, Manuel Poo, ha manifestado en un comunicado que "es de justicia recordar a los caídos, cómo vivieron y cómo fallecieron" porque "tenerlos presentes es la forma de honrarlos a ellos y a sus familias".

"Fue en esa fatídica madrugada en la que un pavoroso incendio asoló el almacén de tejidos de la firma Vilima situada en la céntrica calle Lagar y Puente y Pellón y los escasos efectivos de bomberos existentes en la ciudad a los que se unieron los que estaban libre de servicio acudieron lo más rápidamente posible al siniestro", ha explicado.

A continuación, ha añadido que una vez en el lugar actuaron con "la pericia y el celo que esta profesión inculca a cada uno de los que trabajan día a día en ella, realizando con presteza lo que la situación requería".

Por último, el SAB ha subrayado que han pasado 50 años y los bomberos siguen "defendiendo la necesidad de un nuevo plan integral de seguridad del casco histórico de Sevilla, con especial atención al entorno considerado Patrimonio de la Humanidad (Catedral, Archivo de Indias Y Alcázar)".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.