El colectivo ha manifestado en una nota su "profundo pesar, desazón y preocupación" por lo que dicho fallo judicial revela "en cuanto a la consideración de la sociedad en general", y de los profesionales de distintos ámbitos en particular, "sobre lo que es y conlleva este síndrome 'silencioso'".

La presidenta de Asperger Almería, Amparo García Escarabajal, ha señalado que los jueces y magistrados tendrían que "tener en cuenta" las características de las personas con Asperger y "no dejarse llevar por impresiones falsas acerca de llevar una vida normal como se argumentó en sala en base a testigos" porque esa normalidad "se produce siempre y cuando las personas Asperger no sean agredidas".

"No estamos ante la misma situación de partida cuando alguien no puede adivinar o intuir las intenciones de otra persona de su entorno que cuando sí tiene la capacidad de hacerlo", han apuntado desde la asociación a la hora de recordar que las personas con el síndrome "no conciben las malas intenciones ni intuyen el peligro".

Así, creen que el argumento de que el acusado "ignoraba" la discapacidad de la víctima, que el tribunal "acepta como válido" para rebajar la condena, "no casa bien, a nuestro juicio, con la aseveración que la propia sentencia hace de que el síndrome que presenta puede pasar desapercibido al inicio de una conversación" y que "sin embargo, tras un tiempo de examen de la misma, se aprecia su cierta discapacidad a la hora de comunicarse con el resto de personas".

"En el propio procedimiento se pone de manifiesto que ambos no era la primera vez que coincidían, por lo que desde esta asociación albergamos la razonable duda de que el agresor no hubiera llegado a percibir en algún momento una cierta ingenuidad en el comportamiento de la víctima, aunque esto no se aprecie a simple vista", han manifestado.

"ETIQUETAS EQUIVOCADAS"

Aunque la asociación deja claro que no es su pretensión "cuestionar jurídicamente" puesto que "ni tenemos los conocimientos para ello ni dudamos de la profesionalidad de los tribunales", que "habrán actuado en todo momento atendiendo a los fundamentos jurídicos adecuados y en buena conciencia"; para la asociación sí es "muy intranquilizador comprobar hasta qué punto se dan por buenas etiquetas equivocadas, absolutamente alejadas de la realidad, que estigmatizan en base a presupuestos falsos a las personas con Síndrome de Asperger y las hacen aún más vulnerables".

Así, inciden en que en la sentencia del Alto Tribunal andaluz "se atribuye a las personas Asperger un déficit intelectual, un cierto retraso y se habla de enfermos" cuando "ninguno de esos conceptos se ajusta a los parámetros que la comunidad médica y científica internacional maneja para clasificar a quienes tienen Síndrome de Asperger".

El colectivo ha apuntado que quienes viven con Asperger son "muy vulnerables" a las acciones de los demás, ya que sus patrones de interpretación del mundo y de la sociedad" son muy rígidos y no conciben las malas intenciones ni intuyen el peligro". "Es por ello que los niños y adolescentes Asperger son, con demasiada frecuencia, víctimas de acoso en el ámbito escolar", han añadido desde la asociación.

Así, creen "cuanto menos paradójico" que esa realidad esté bien resaltada en la sentencia del TSJA "cuando afirma que las declaraciones de los forenses y peritos ante el Tribunal dejaron claro que las personas Asperger no conocen la maldad, se fían de los demás y se quedan bloqueadas ante cualquier suceso no comprendido".

"Esa dificultad para adivinar las intenciones del otro es lo que les hace especialmente vulnerables a la hora de detectar a un posible agresor o violador, como en el caso sufrido por esta joven almeriense", han abundado.

Desde Asperger Almería han enfatizado la importancia de que los poderes públicos "se preocupen y se ocupen de formar a los profesionales de la Educación, la Salud, la Justicia y, en general, todos los servicios a los que tenemos derecho el conjunto de los ciudadanos" en las especificidades de determinados síndromes y trastornos que, "por su aparente 'invisibilidad', hacen todavía más vulnerables a quienes nacen con ellos y a sus entornos personales y familiares".

El colectivo ha señalado además que el Asperger "no es una enfermedad, sino una condición con la que se nace" y no implica una capacidad cognitiva inferior a la media, sino que, por el contrario, "dentro de la media e incluso en algunos individuos superior, una circunstancia que diferencia a las personas Asperger de otros grados del espectro autista (TEA) dentro del que se encuadra este síndrome".

De este modo, han aclarado que el Asperger es una "discapacidad que dificulta de manera severa la vida diaria de las personas, cuya principal evidencia se manifiesta en las dificultades para la interacción social, alteraciones de la comunicación no-verbal, intereses restringidos, dificultades para la abstracción de conceptos, interpretación literal del lenguaje, dificultades en las funciones ejecutivas y de planificación, y en la interpretación de los sentimientos y emociones ajenos".

Consulta aquí más noticias de Almería.