La dirigente popular ha explicado que mientras en España la población activa ha subido en 106.600 personas, en Cantabria ha bajado en 3.400, dos tercios entre la población femenina, donde, además, se ha reducido el empleo.

"La población cántabra en disposición de trabajar es una parte cada vez menor del conjunto, porque si en el segundo trimestre de 2017 los activos cántabros representaban el 1,2 por ciento de los españoles, ahora representan el 1,1", ha explicado.

Según González Revuelta, por eso baja el paro, por el abandono del mercado laboral y no porque se cree empleo. Baja el paro en 7.100 personas porque se reduce la población activa en 3.400, lo que, según la secretaria autonómica del PP, significa que casi la mitad de la reducción del paro se debe a personas que abandonan el mercado laboral de Cantabria.

De hecho, la creación de empleo en Cantabria, a un ritmo del 1,6 por ciento, como refleja la población ocupada, sigue siendo muy inferior a la media nacional (+2,8 por ciento).

"La falta de velocidad de crecimiento le ha costado a Cantabria dejar de crear 2.800 empleos, que Revilla debe a los cántabros", ha dicho González Revuelta, quien ha explicado que si la comunidad autónoma hubiese creado un 2,8 por ciento más de empleos, habría crecido en 6.658 en lugar de en 3.800.

Hace un año, los ocupados cántabros eran el 1,25 por ciento de los españoles, ahora son solo el 1,24, con lo que seguimos aproximándonos al 1 por ciento.

La secretaria autonómica ha advertido también de que hoy hay menos empleo en el sector servicios que en primavera de 2017, un mal augurio, puesto que se trata del principal sector económico de Cantabria.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.